Héroes Olímpicos – Szymon Kolecki

Szymon Kolecki

Por: Lucia Aragón

Szymon Kolecki pasará a la historia por ser el único atleta que se manifiesta en pro de la causa tibetana, este hombre se rasuró la cabeza este domingo, antes de comenzar la competencia de halterofilia. Un “símbolo” comentó después a la AFP, en señal de su solidaridad con los monjes del Tibet. Medalla de plata en la categoría de los 94 Kg, el polaco no hizo ningún gesto en el podio.

Recordando el respeto que debe a la Carta Olímpica. Su texto indica que “ningún tipo de demostración o propaganda política, religiosa o racial está autorizado en un lugar, sitio u otro emplazamiento olímpico”.

Su acción se aúna a otros gestos contestatarios en la historia de los Juegos Olímpicos; como en los de Moscú 1980, donde el también polaco Wladislaw Kozakiewicz, campeón olímpico con toda las de la ley, hace una señal con el brazo a los espectadores que le habían silbado durante la prueba y a los dirigentes soviéticos. En México 68, dos atletas negros norteamericanos, Tommie Smith y John Carlos, en el podio de medallas, con las cabezas agachadas elevaron su puño enguantado en señal de protesta por la segregación racial en Estados Unidos.

También es de notar que el atleta de salto con garrocha francés, Romain Mesnil soltó algunas frases irónicas esta semana a la televisión francesa: “Estoy contento porque estamos en la Villa olímpica entre tanta gente. No estamos en Pekín, no es China, sino en un “Mundo de ensueño 2008″. Está escrito por todas partes, aún en las rejillas del alcantarillado de la Villa”.

Estos comentarios aunados a las al menos ocho manifestaciones pro Tibet que se desarrollaron en Pekín, un poco antes y durante los Juegos, que fueron interrumpidas inmediatamente por la policía. Dan idea de que la calma que al gobierno chino le hubiera gustado tener, se obtuvo a base de represión; algunos de los extranjeros que participaron fueron expulsados, endureciendo la represión en la segunda semana, agregando a la detención la expulsión.

Ante esta situación, no nos cabe ninguna duda de que las Olimpiadas no mejoraron para nada la situación de los derechos humanos dentro de China, ni para los extranjeros ni mucho menos para los disidentes chinos que fueron encarcelados antes de la justa olímpica.

O sus familiares que fueron sacados a la fuerza de Pekín; como es el caso de la esposa de Hu Jia y su bebé de 8 meses, de los cuales no se sabe su paradero, o el abogado de derechos humanos y defensor de practicantes de Falun Gong, Gao Zhisheng, que se sabe es torturado horriblemente seguramente en este mismo momento.

Por lo mismo este acto de una cabeza rapada tiene un significado intrínseco muy grande, un gesto de solidaridad con el Tibet, ojalá y no hubiera sido el único.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s