Quejas y aspiraciones de los manifestantes egipcios

IRIN News, La Grande Époque

EL CAIRO – Desde el 25 de enero, se han llevado a cabo manifestaciones importantes en Egipto, causando muertos y heridos, escasez de alimentos, gasolina y caos en el transporte. En El Cairo, IRIN entrevistó sobre su vida cotidiana a manifestantes que reclaman un cambio de régimen. Aquí algunos extractos:

Nermeen Khafagy, de 41 años, arqueólogo, tiene una pancarta que dice “Mubarak tiene que irse”, dijo que es un activista político desde que era estudiante: Participo en la manifestación por la corrupción, el desempleo y la pobreza a mí alrededor. La manera de gobernar de Mubarak abrió el camino a la pobreza de la mayoría (de los egipcios) y la corrupción generalizada. Nuestro sistema educativo se deteriora gravemente. El agua que bebemos está contaminada. La política inadecuada del gobierno destruyó la vida de los agricultores. Los monopolios tuvieron efectos nefastos en la economía del país.

Manifestante anti-Mubarak agitando flores en la Plaza Tahrir en El Cairo, 5 de febrero 2011 (Mohammed Abed/AFP/Getty Images)

Queremos un gobierno civil que reemplace el régimen militar de Mubarak. Queremos un cambio que lleve a elecciones presidenciales y parlamentarias honestas. Queremos una reforma en la educación. Queremos una reforma en salud. Cuando se implementen las reformas, será bueno vivir en nuestro país.

Se trata de una revolución y siempre implica ganancias y pérdidas. Cierto, habrá incremento en los precios. Muchas personas, tendrán dificultades para garantizar sus necesidades básicas, pero la crisis ha llevado a los egipcios…

Mohammed Anwar, de 62 años, carpintero: Tengo cuatro hijos y no puedo darles de comer. Dos están casados, pero los otros dos no pueden casarse porque no encuentran trabajo. Si estoy en esta manifestación es por mis dos hijos. Los precios son muy altos y los salarios muy bajos. El gobierno no nos da nada…trabajo con gente muy rica, pero no respetan mis derechos.

El gobierno oprimió al pueblo. Queremos estabilidad. Es cierto; hay aumento de precios. Trabajo muy duro, pero no puedo vivir con dignidad.

Fatima Ali, 25 años, estudiante de farmacia: Este es mi país. Quiero que cambie. No quiero corrupción. Mi padre trabajó en el sector petrolero durante 24 años. Cuando se jubiló, el gobierno le dio una pensión de 200 libras egipcias (34 dólares). El gobierno permitió a los líderes empresariales del mundo desangrar a los pobres. En nuestro país, la corrupción quedó impune. Un empresario que había importado sangre contaminada no fue procesado. Otros empresarios que cometieron crímenes nunca fueron castigados. El partido en el poder da inmunidad a sus miembros para cometer sus crímenes y quedar impunes. Los policías son corruptos.

Un gobierno provisional debe tomar el poder y las elecciones deben dar a la gente la oportunidad de elegir a su presidente.

No son las manifestaciones las que suben los precios. El vacío creado por la retirada de los policías fue llenado por los mismos ciudadanos egipcios.

Fuente: IRIN NEWS

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s