Expulsan a empujones a periodistas al acercarse a casa de activista detenido en china

Tres periodistas franceses que intentaron hoy acercarse a la casa del activista ciego Chen Guangcheng, en arresto domiciliario ilegal, fueron expulsados del lugar a empujones por personas que supuestamente vigilan al abogado.

Chen, de 40 años, permanece retenido en su casa desde septiembre pasado, tras cumplir una pena de cuatro años y tres meses de cárcel por denunciar y defender a las 7.000 víctimas de las esterilizaciones y abortos forzados e ilegales.

Uno de los periodistas, que prefirió el anonimato, informó a Efe en conversación telefónica desde la provincia oriental de Shandong que cuando llegaron a la casa de Chen se encontraron ante la puerta principal con seis personas vestidas de civil y que aparentemente vigilaban el lugar.

“Nos abordaron y nos empujaron para que abandonáramos la zona, no fue muy violento, pero se quedaron con parte de nuestro material”, señaló el reportero.

En concreto, se quedaron con un teléfono móvil, una libreta de notas, una tarjeta de memoria de una de las cámaras fotográficas y una de sus acreditaciones de periodistas.

A continuación, los llevaron hasta la carretera más cercana y allí les ordenaron que abandonaran el lugar.

Los tres periodistas acudieron a la comisaría más cercana para denunciar la situación y recuperar el material y las acreditaciones, pero los efectivos señalaron que la casa de Chen, en Linyi, no pertenece a su jurisdicción.

En su lugar, los policías pidieron y anotaron las identificaciones de los periodistas e incluso llegaron a filmarlos.

Los tres profesionales intentaban documentar el encierro ilegal que sufren Chen Guangcheng y su familia y que las víctimas consiguieron filmar en un vídeo.

La publicación de ese vídeo esta semana en Youtube a través de una ONG le valió a Chen y su mujer una paliza por parte de los matones que los vigilan de forma constante.

En el vídeo, Chen explica que los vigilantes, en total 22 que trabajan en turnos, están “apostados en las cuatro esquinas” de su casa y vigilan todo lo que hacen, para lo cual han instalado proyectores de luz y cámaras de vigilancia.

“Mi casa se encuentra bajo vigilancia las 24 horas del día y no podemos salir de ella ni yo ni mi mujer. Únicamente mi madre puede salir a hacer la compra para que podamos comer y seguir vivos”, señala el abogado invidente en el vídeo.

Grupos de derechos humanos como China Aid, Chinese Human Rights Defenders, Human Rights in China y Reporteros Sin Fronteras han expresado su conmoción por la paliza propinada a Chen y a su familia y han pedido a la comunidad internacional que presionen al régimen chino para frenar esta situación.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s