Gadafi: Agonía, a pesar de la espada ofrecida por Hugo Chávez

Latin Reporters

CARACAS, Venezuela. Cuba, por la pluma de Fidel Castro, la Nicaragua del presidente sandinista Daniel y la Bolivariana de Hugo Chávez son los únicos o casi en mostrar su apoyo al Muammar Gaddafi. Ametrallando al pueblo sublevado, el régimen del dictador libio está agonizando, a pesar de la espada que Chávez ofreció a Gadafi, la del legendario Simón Bolívar, libertador histórico de América del Sur sometida al colonizador español.

Hugo Chávez le da una replica de la espada de Bolívar a Muammar Gadafi en septiembre de 2009 (Juan Barreto/AF/Getty Images)

Se trata más exactamente de una réplica de la espada, también venerada por los socialistas de Chávez como lo fue Durandal para Rolando y el emperador Carlomagno en la batalla contra los sarracenos.

Al hacer este regalo extraordinario el 28 de septiembre de 2009 en la isla venezolana de Margarita, en las postrimerías de la Segunda Cumbre de América del Sur-África, el presidente Chávez habló solemnemente como sigue al amo de Trípoli, a quien sigue viendo como un amigo y aliado a pesar de los asesinatos que afligen hoy a Libia:

“Compañero presidente Muammar Gaddafi, se trata de una réplica de la espada que liberó a América hace 200 años. Es una joya. La gente se la ofreció a Bolívar (…) tiene más de 3,000 piedras preciosas. La original era de oro, oro puro. Esta espada está viva y ahora viaja por América Latina. En nombre de nuestro pueblo, de la Revolución Bolivariana, yo la entrego a usted soldado revolucionario, líder del pueblo libio, de la revolución libia, líder de los pueblos africanos y líder también a los ojos de los pueblos de América Latina y el Caribe. ¡Viva Bolívar! ¡Viva Gadafi!

De acuerdo a la agencia de noticias española EFE, a Hugo Chávez dio la nota al decir: “Lo que Bolívar es para nosotros, Muammar Gadafi es para el pueblo libio.”

La oposición venezolana quiere que Gadafi regrese la espada

La tragedia del pueblo libio dio a la famosa espada el centro de atención. En una reunión de la Asamblea Nacional de Venezuela el 24 de febrero, el legislador de la oposición, Gustavo Marcano, pidió al Ministro de Relaciones Exteriores, Nicolás Maduro, que no dejara la espada de Bolívar en manos indignas y entonces llamara a Gadafi para pedirle que la regrese.

Al ministro Maduro, hombre de confianza de Hugo Chávez, no le gustó. En respuesta y muy aplaudido por los diputados chavistas vestidos de rojo, durante diez minutos elogió el papel histórico que atribuye a Muammar Gadafi en Libia, África y dentro de la OPEP (Organización de Países Exportadores de Petróleo) y el Movimiento no Alineado.

Como Fidel Castro, el ministro cree que Libia está amenazada por una “ocupación militar” extranjera por su petróleo. Nicolás Maduro concluyó: “La espada de Bolívar está ahora libre. Corre por todo el mundo, con su ejemplo, con su pensamiento, bien representado, bien visto, por nuestro pueblo, los pueblos del mundo, los pueblos de América Latina. Esta espada está ahora cubierta de dignidad.”

Hugo Chávez que seguía seguramente la sesión parlamentaria por televisión en el palacio presidencial, ya había aplaudido al ministro Maduro publicando en su cuenta Twitter: ¡Adelante canciller Nicolás: Dale otra lección a esa extrema derecha pitiyanqui! ¡Viva Libia y su independencia! ¡Gadafi enfrenta una guerra civil!

Por ahora, la espada de Bolívar permanecerá en Trípoli. Los nuevos revolucionarios anti-Gadafi empuñándola sería una imagen muy comentada en Caracas. Un presagio insinuado incluso por los antichavistas.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s