La crisis nuclear japonesa daña la política nuclear de Obama

Affaires stratégiques.info

El presidente Barack Obama dio la orden de llevar a cabo un “examen completo” de la seguridad nuclear en los EE.UU. después del accidente causado por el terremoto seguido del devastador tsunami en Japón. Dijo en su discurso que espera que los niveles peligrosos de radiación no lleguen a los Estados Unidos.

Barack Obama albergaba ambiciosos planes de desarrollo de energía nuclear para afrontar los desafíos del cambio climático y la dependencia estadounidense del petróleo. En la actualidad, las 104 plantas de EE.UU. proporcionan sólo el 20% de la electricidad consumida en el país, el resto viene de combustibles fósiles (gas, petróleo, carbón) y la energía hidroeléctrica. Había anunciado construir plantas de energía nuclear seguras y limpias para diversificar la producción de energía.

Planta nuclear de Indian Point en Buchanan, Nueva York, situada a 38 Km de Manhattan (Mario Tama/Getty Images)

El presidente de EE.UU. había anunciado que asignaría 8 mil millones de dólares en garantía de préstamos para comenzar a construir la primera planta nuclear en treinta años. El plan de energía de Obama preveía un total de 36 mil millones de dólares en garantía de préstamo para desarrollar el sector.

Los Estados Unidos quedaron traumatizados, después del grave accidente en Three Mile Island en Pensilvania en 1979, poniendo un alto a la construcción de centrales nucleares y simplemente mantuvo su actual flota de 104 reactores.

La crisis japonesa es un duro golpe para el renacimiento nuclear en los Estados Unidos. De hecho, de las 104 plantas nucleares que tienen, 31 son del mismo modelo de la japonesa de Fukushima. Además, Oyster Creek, la planta estadounidense más vieja del país, está situada a 75 Km de Manhattan. La asociación Union of Concerned Scientists revela que los reactores nucleares japoneses fueron diseñados para resistir un corte de energía eléctrica por 4 horas solamente.

Mientras Barack Obama no aprovechó la oportunidad proporcionada por el desastre en Japón para reconsiderar su estrategia en energía nuclear, los congresistas de EE.UU., por su parte pidieron una moratoria en la construcción de nuevos reactores en regiones sísmicas activas con el fin de entender las implicaciones de lo que pasó en Japón. La crisis nuclear japonesa vuelve a debatir este tipo de energía, le da peso a los que son hostiles y exigen una revisión de las plantas americanas para verificar que puedan soportar un suceso catastrófico y que cumplan con los criterios de seguridad más estrictos.

Ante la creciente preocupación de los estadounidenses, Obama anunció que las plantas nucleares de EE.UU. estarían sujetas a una revisión completa aunque se hayan estudiado de cerca y declarado seguras ante cualquier eventualidad extrema, dijo.

Fuente. France 24, le Figaro.fr, le Monde.fr, le Blog du Monde.fr

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s