Al-Bashir en visita de Estado a China

El presidente chino, Hu Jintao, dio la bienvenida al Sr. Al-Bashir, con gran pompa en el Gran Palacio del Pueblo en el marco de una visita de estado, y le dijo a su anfitrión que esperaba que las conversaciones en la capital china fortalecieran las “tradicionales relaciones de amistad” entre los dos países.

Omar Al-Bashir, Presidente de Sudán acusado de genocidio por la CPI (Wikipedia)

“Sr. Al-Bashir, usted es un invitado que viene de lejos, le damos la bienvenida”, dijo el presidente chino.

El dirigente sudanés por su parte llamó al Sr. Hu su “hermano y amigo”, dándole las gracias por la “calurosa bienvenida” recibida desde el martes que llegó a Pekín, un día de retraso, pues su avión por alguna razón se dio la vuelta hacia Teherán mientras sobrevolaba Turkmenistán.

Después de sus conversaciones, los dos dirigentes asistieron a la firma de un acuerdo de cooperación económica y tecnológica, así como la de dos préstamos, uno para financiar la construcción de un puente al este de Sudán.

El martes, los dos países firmaron un acuerdo para desarrollar su cooperación en el área petrolera, en presencia de Al-Bashir y varios ministros, de acuerdo a un comunicado del primer productor de petróleo en China, China National Petroleum Corp (CNPC), pero no se dieron detalles del contenido de este acuerdo.

Pekín tiene una relación especial con Sudán, uno de los principales destinos de las inversiones chinas en África y su tercer socio comercial en este continente.

La segunda economía mundial es un importante proveedor de material militar al régimen de Jartum y el principal comprador de petróleo de Sudán, pero la mayor parte de estos recursos se encuentran al sur del país, que va a proclamar su independencia el 9 de julio.

Bashir dijo a sus anfitriones chinos que la independencia del sur de Sudán “no afectará las relaciones” entre Pekín y Jartum, y elogió a China como un “verdadero socio”.

El jefe de estado sudanés está bajo el alcance de dos órdenes de arresto de la Corte Penal Internacional (CPI) por crímenes de guerra, genocidio y crímenes de lesa humanidad en Darfur, una región al oeste de Sudán, que desde 2003 se encuentra en medio de una guerra civil responsable de 300,000 muertos, según cálculos de la ONU.

Omar Al-Bashir es el primer jefe de estado en el cargo buscado por la CPI.

Los Estados Unidos expresaron su desaprobación por el recibimiento ofrecido por Pekín al presidente sudanés: “Seguimos oponiéndonos a las invitaciones a (…) acusados de la CPI”, respondió Victoria Nuland, portavoz del Departamento de Estado.

“Instamos a China a unirse a las peticiones de la comunidad internacional para que Sudán coopere plenamente con la CPI”, dijo.

El portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores, Hong Lei, reiteró el martes que China “se reserva su opinión sobre la acusación del CPI contra el presidente Al-Bashir”, después de señalar que, al no ser miembro del tribunal internacional, no estaba obligada a conceder la extradición.

De acuerdo a Human Rights Watch, la visita de Al-Bashir a China es una “afrenta a las víctimas de crímenes atroces cometidos en Darfur”, Aministía Internacional cree que China se está convirtiendo en “lugar seguro para los delincuentes de genocidio.”

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s