El sexto dedo de los elefantes

(Wikipedia)

La excrecencia misteriosa observada en las patas de los elefantes, que había desconcertado a los científicos por más de tres siglos, actúa como un “sexto dedo”, lo que permite a los paquidermos mantener el equilibrio, según un estudio publicado en la revista Science.

Desde la primera disección de un elefante en 1706, el misterio flotaba en el aire por el hueso observado en la parte posterior de las patas de los elefantes.

“La gente no sabía lo que era”, dijo a la BBC, John Hutchinson del Royal Veterinary College en Londres, que dirige al equipo científico que realizó el descubrimiento.

“Todos los que estudiaban las patas de los elefantes cuestionaron el tema. Pensaron: “Humm, que raro, y pasaban a otra cosa”, agregó.

“Decidimos investigar el asunto y concluimos que, aunque no se tratara de un dedo verdadero, actuaba como tal, ya que ayuda a los elefantes a soportar su peso”, explicó el científico.

“Es una pieza chistosa, un pequeño pedazo de cartílago que se extendió con el tiempo para transformarse en un hueso largo”, dice Hutchinson. “Es un buen ejemplo de pequeño ajuste”, que acompaña frecuentemente a la evolución de las especies, señaló.

Los científicos llegaron a esta conclusión después de estudiar fósiles de elefantes.

Cuando los primeros elefantes aparecieron hace 55 millones de años, tenían patas relativamente planas, cuya estructura se desarrolló hace unos 40 millones de años, cuando los paquidermos se hicieron más grandes.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s