Han Jie, The Epoch Times

Escuela de la buena esposa feliz (captura de la pantalla de Lovegiving915.com)

La mujeres ricas de Pekín ya pueden resolver sus problemas maritales, asistiendo a escuelas como una de reciente apertura, llamada “Escuela de la buena esposa feliz”, cuya inscripción es de 100,000 yuanes (11,750 euros).

Este establecimiento pretende enseñar a las mujeres como salvar su matrimonio, y sobre todo evitar que su marido tenga una amante. La institución se dirige a la alta sociedad, y las candidatas deben demostrar con actas notariales sus bienes inmobiliarios e ingresos, que deben superar los 10 millones de yuanes (117,500 euros).

“Déjeme decirle esto, una vez que se gradúen de mi escuela, estarán bien armadas y las amantes desaparecerán”, explicó Fei Yan, director de  la “Escuela de la buena esposa feliz”, en un reportaje a China News, el 17 de  noviembre pasado.

Fei Yang afirma que “en comparación con establecimientos similares en países extranjeros donde sólo les enseñan la experiencia culinaria o el arreglo floral, mi escuela recluta esencialmente psicólogos como instructores.  Nuestra especialidad es la solución de problemas familiares.”

En cuanto al método de aprendizaje, Fei Yang dijo que se efectúa cada 14 días, en una villa en la que los “patrones emocionales” se estudian en grupos pequeños.

En los últimos años, la demanda de tales establecimientos se ha incrementado en las principales ciudades de China, ya que la tasa de divorcios ha aumentado junto con el crecimiento económico del país.

Tener una amante se considera como un símbolo de éxito para un hombre en la sociedad china, sin embargo, puede arruinar un matrimonio.

El Eastern Daily de Hong Kong, dijo que dentro de la clase alta, muchas mujeres se enfrentan al problema de las amantes.

Fei Yang, le dijo al reportero de la Eastern Daily, que “al enfrentar a una amante, muchas esposas se van al extremo y piden el divorcio. De hecho, un matrimonio necesita racionalidad y sabiduría.”

Wang Qighua, director de una firma consultora de matrimonios de la ciudad de Qingdao, en la provincia de Shandong, al este de China, dijo en una entrevista al City Post, se muestra escéptico ante el hecho de que los problemas matrimoniales puedan resolverse, tan fácilmente, asistiendo a escuelas de entretenimiento para las mujeres.

“Estas instituciones están en la búsqueda de ganancias”, dice Zhou Yan, profesor de inglés en la New Oriental School en Nanjing. “Un robo total.”

La tasa de divorcios en China aumentó durante los últimos siete años, las estadísticas muestran que el 80% de los divorcios se debían a relaciones extramaritales.

Según un informe del 17 de junio a los medios de comunicación estatales chinos, se contabilizó 465,000 divorcios en el primer trimestre de 2011, un promedio de 5,000 por día. Representa un aumento del 17.1% respecto al año pasado en el mismo periodo.

Yu Hai, profesor de sociología en la Universidad de Fudan, dijo que los hombres no tienen ninguna vergüenza de tener amantes, más bien, están orgullosos. “No sólo muestra la decadencia de la moral, sino también la destrucción de la cultura tradicional.”