Dragones de Oriente, mensajeros de buenas noticias

Clearharmony.fr

SM Yang/ The Epoch Times)

Los dragones de oriente tienen una connotación positiva y han acompañado a muchos grandes emperadores en el tercer milenio antes de Cristo, cuando descendieron de los cielos y, después de cumplir con su misión, se elevaron de nuevo.

El 23 de enero se celebró el Año Nuevo Chino. Después del año del conejo, este año está bajo el signo del dragón. A diferencia de los dragones occidentales, en la tradición china, los dragones tienen buena reputación.

En la cultura china, el dragón se ha descrito como una criatura divina, con un cuerpo gigante con forma de gusano de seda, las escamas de una carpa, la cabeza de un camello, los cuernos de un ciervo, los ojos de un espíritu, las garras de un águila, las palmas de un tigre y las orejas de un toro.

A pesar de sus rasgos complejos, popularmente han pintado a los dragones más o menos de la misma forma en los templos, palacios, libros, pinturas y esculturas a lo largo de la historia. Los antiguos chinos lo veneraban tanto que se convirtió en la única criatura celestial en el zodiaco chino.

Mientras que el dragón se ha asociado frecuentemente con el mundo mítico, de acuerdo con los registros históricos chinos, los dragones han aparecido en la tierra de vez en cuando. El testimonio más antiguo se remonta al tiempo de Fu Xi, el creador de la civilización china, que se cree era mitad humano y mitad dragón.

Según las leyendas chinas, los dragones aparecieron en el cielo en las fechas de nacimiento y muerte de personajes históricos como el Emperador Amarillo (alrededor de 2600 a.C.), el Emperador Yao (alrededor del 2300 a.C.), el Emperador Shun (alrededor de 2200 a.C.), y Yu el Grande (alrededor de 2100 a.C.), como reencarnaciones de los grandes emperadores sabios.

Se dice que el Emperador Amarillo fabricó un gran Ding (un trípode con dos anillos como asas, usado para adorar al cielo), al pie del Monte Qiao en la provincia de Guandong (2598 a.C.). Cuando se instaló, la puerta del cielo se abrió y descendió el dragón amarillo. El Emperador Amarillo subió al cielo, con 70 de sus cancilleres cabalgando el dragón de oro.

En algunas otras leyendas, los dragones orientales, se representaban como criaturas con poderes mágicos que podían ayudar a los emperadores a reprimir revueltas en tiempos de guerra. Con el tiempo, la gente ha llegado a interpretar la aparición de dragones en el cielo como indicio de que algo importante va a suceder, o como un signo de suerte.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s