Mencio, el segundo sabio confuciano

Epoch Times

Mencio, heredero de la filosofía de Confucio (Ilustración de Yeuan Fang/ The Epoch Times)

Mengzi, también conocido como Mencio, es el heredero de la filosofía de Confucio. Es uno de los grandes filósofos, teórico político y profesor de historia de China.

Mengzi, su nombre personal Meng Ke, vivió alrededor de 380-289 a.C., hasta el período de los Reinos Combatientes (403-222 a.C.). Su padre murió cuando tenía tres años. Su madre puso mucha atención a la educación de su pequeño hijo, se mudó varias veces, hasta que finalmente se establecieron cerca de una escuela, donde pensó que el ambiente educativo sería una buena influencia para su hijo. Cuando Mencio creció, se convirtió en un erudito.

Entonces, era una época caótica, la decadencia del sistema feudal Chou y el advenimiento de nuevos sistemas. Los ambiciosos duques y nuevos señores feudales regresaban de la guerra, de unos contra otros, para ampliar sus territorios y adquirir una posición dominante. En este contexto político, buscaban mucho a legisladores y asesores políticos. Sin embargo, Mencio y sus discípulos tomaron la decisión de viajar para promover las ideas de la moral y la benevolencia.

De acuerdo con la filosofía de Mencio, cuando las atenciones de alguien no eran reconocidas, esta persona tenía que analizarse y preguntarse si sus atenciones eran más que suficiente. Cuando el consejo de alguien no se tenía en cuenta, esta persona tenía que preguntarse si era lo suficientemente sabio. Cada vez que se recibe una respuesta desagradable de los demás, siempre se debe examinar para encontrar la razón en lugar de culpar a los demás.

Según Mencio, no se debe juzgar a la persona por su riqueza o rango, sino por su capacidad de mantener un alto nivel de moralidad. “Cuando mira a los cielos, no tiene ningún motivo para avergonzarse ante Dios y cuando mira hacia abajo, no tiene que avergonzarse delante de los hombres”. Para evitar que lo atrapen las posesiones materiales y la comodidad, debe regresar a su naturaleza innata. Es un llamado a la resistencia y una gran determinación.

Mencio era muy respetado, pero su noble filosofía y su teoría de gobierno humano, se considera que no cumple con éxito entre duques y príncipes, porque estaban interesados en sus ambiciones de poder. Así, un duque da su opinión de Mencio: “Estoy muy apesadumbrado. Con el debido respeto, lo que necesito es alguien que me ayude a ganar la guerra.”

Después de parar en muchos estados sin tener ninguna posibilidad de que los duques aplicaran su filosofía, Mencio se sintió decepcionado y, finalmente gritó: “¡Oh! En este periodo de los Reinos Combatientes, no es el momento de mi filosofía, quizás es mejor que ¡me vaya a casa!” Luego de regreso a su ciudad natal, se dedicó a enseñar a sus alumnos hasta su muerte a la edad de 83 años (en el año 289 a.C.).

A Mencio se le llamó el “segundo sabio”, en respeto a su carácter y sus conocimientos. Su filosofía fue considerada como confucianismo ortodoxo.

Anuncios

Un pensamiento en “Mencio, el segundo sabio confuciano

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s