Localización del Lago en la Antártida (Wikipedia)

El estudio de muestras procedentes del misterioso Lago Vostok, hecho por científicos rusos a casi cuatro kilómetros de hielo de la Antártida podría revelar datos sobre la evolución de la Tierra e incluso sobre nuevas formas de vida.

“Es posible, aunque improbable, que se descubran microorganismos hasta ahora desconocidos por el hombre”, en este lago situado en uno de los lugares más inaccesibles de la tierra, dijo a la AFP Guerman Leïtchenkov, del Instituto Ruso de Investigación Científica.

Vladimir Syvorotkine, de la prestigiosa Universidad Estatal de Moscú, es aún más firme, piensa que “los biólogos van a descubrir ahí bacterias desconocidas” hasta la fecha.

Después de dos décadas de perforaciones, un equipo ruso logró llegar, en este lago aislado de la superficie durante cientos de miles de años, a 3769.3 metros de profundidad.

Científicos rusos planean llegar hasta el fondo del Vostok en los años 2013-14, dijo Sergey Bulat, especialista del Instituto de Física Nuclear, de San Petersburgo, al observar que la profundidad del agua por debajo del agujero de perforación se calculó en 600-700 metros.

El agua del lago Vostok, tan grande como el de Ontario, se mantuvo líquido gracias al calentamiento geotérmico y al aislamiento por la cubierta de hielo.

“Si se descubre vida microbiana en aguas con alto contenido de oxigeno, será el descubrimiento más importante, ya que esta forma de vida en la tierra es hasta ahora desconocida”, afirma Bulat.

En 2010, investigadores estadounidenses descubrieron en el fondo de un lago de California, una bacteria que puede crecer a partir de arsénico, nueva forma de vida que revolucionó la investigación de la vida.

El director de la expedición rusa, Valery Lukin, dijo que las primeras muestras se tomarían en diciembre, durante el próximo verano en la Antártida.

“En las capas de sedimentos, hay información de los cambios de la naturaleza y del clima de 15 a 20 millones de años en el centro de la Antártida”, dijo Leïtchenkov.

El descubrimiento de esta información, si se confirma, sería “único”, en que “tenemos en la actualidad muy pocos datos de esta parte de la Antártida”, un continente cubierto casi en su totalidad por hielo, añadió.

Sin embargo, se necesita desarrollar una tecnología de perforación fiable desde el punto de vista de la seguridad, para evitar contaminación”, dijo Leïtchenkov.

Ya se han alzado voces denunciando que los agujeros perforados por los rusos a una temperatura media de -50ºC, por científicos franceses y británicos preocupados por los riesgos de contaminación.

El profesor Martin Siegert, director de la Escuela de Geociencias de la Universidad de Edimburgo, señaló que los rusos usaban keroseno alrededor del pozo para evitar que se cierre.

Hasta principios de la década del 2000, un equipo francés estuvo implicado en los trabajos del lago Vostok, pero dejaron de hacerlo para no contaminar, mientras que los rusos siguieron por una “cuestión de prestigio nacional”, según el francés Jean Jouzel, director de investigación de la Comisión de Energía Atómica (CEA).

La importancia de esta expedición para Moscú, visitó el sitio de perforación el ministro ruso de Recursos Naturales y Ecología, Yury Trutnev.