David Wu, Epoch Times

Mozi, el gran pensador chino de la paz y el amor (Ilustración de Zona Yeh/ The Epoch Times)

Mozi (479-392 a.C.) nació después de Lao Tse y Confucio (Kongzi), en el periodo de las primaveras y otoños, y de los Reinos Combatientes (770-222 a.C.), un periodo muy oscuro de crueldad. En esa época de caos, todo el mundo incluido el rey, estaban ansiosos por encontrar a alguien que proporcionara métodos adecuados para gobernar el estado. En este contexto, muchas doctrinas filosóficas surgían para enfrentar los problemas sociales, incluso la forma de mantener la moral de las personas.

El verdadero nombre de Mozi era Mo di. Era un entusiasta y sano humanista, fundador del mohismo o moísmo, de donde viene la famosa teoría del “amor universal y no a la lucha”. Se le conoce como uno de los grandes pensadores de China.

De acuerdo con el punto de vista de Mozi, las razones principales que llevan al mundo a la confusión son el interés personal y el egoísmo humano. Evita que la gente sienta más compasión y que se amen los unos a los otros. Cuando venga el tiempo donde cada uno pueda amar al otro como a sí mismo, tratar a los demás como su propia familia, cuidar a los demás estados como al suyo propio, dejar de lado completamente los pensamientos egoístas, el mundo entero no estará en guerra y la verdadera paz reinará.

Al presentar la teoría de “no lucha”, creía que la guerra era injusta y trágica para los seres humanos. Cada guerra destruyó innumerables regiones, vidas, familias, por esta razón, estaba en contra de la guerra y presionó para impedirla.

Además de la teoría del “amor universal y no a la lucha”. Mozi también presentó sus ideas para distinguir una persona capaz e inteligente que pudiera ocupar posiciones oficiales y trabajar para el estado, independientemente de sus antecedentes familiares y estatus social. Todo funcionario corrupto debe ser removido de su cargo tan pronto sea posible.

Sin embargo, Mozi estaba en contra de los funerales fastuosos y la música como actividades de tiempo libre, ya que pensaba que la gente no tenía tiempo ni material suficiente. Estas ideas estaban en contradicción con las de Confucio, eran difíciles de aceptar para el pueblo chino.

El espíritu trabajador y dedicado a la paz en el mundo de Mozi era magnifico. Su idea de “amor universal y no a la lucha”, que data del año 350 a. C., es actual y representa su elemento fuerte.