Cueva de Wonderwerk: Se descubre que el hombre conocía el fuego hace un millón de años

Cuevas de Wonderwerk en Sudáfrica

Los ancestros del hombre aprendieron a hacer una fogata hace un millón de años, o sea 300,000 años antes de lo que se sabía hasta ahora, encontraron investigadores al examinar restos de fuego en una cueva en Sudáfrica.

Hasta ahora, los antropólogos no se habían puesto de acuerdo con el momento en que nuestros antepasados prehistóricos produjeron chispas, encendieron fuego para calentar los alimentos y mantener el calor, según un estudio que apareció en Proceedings of the National Academy of Sciences.

Se han encontrado en África, Asia y Europa indicios de tal actividad, aunque las primeras pruebas que se admitieron hasta ahora eran pedazos de recipientes calcinados recogidos en Israel y fechados hace 700,000 u 800,000 años.

Fragmentos de huesos de animales calcinados y herramientas de piedra que parecen ser aún más antiguos se descubrieron en los sedimentos al interior de la cueva Wonderwerk en Sudáfrica, donde excavaciones anteriores ya habían revelado vestigios de presencia humana.

Los investigadores encontraron “cenizas de sustancias vegetales bien preservadas y fragmentos de huesos, depositados en superficies bien delimitadas y mezcladas con los sedimentos”, lo que sugiere la existencia de pequeñas chimeneas cerca de la entrada de la cueva, indican los autores del estudio.

Algunos fragmentos muestran una decoloración en la superficie, efecto típico de fuego controlado y no uno de origen natural u otro fenómeno natural similar.

“El análisis remonta 300,000 años atrás el momento en que el hombre usó el fuego, lo que sugiere que los antepasados del hombre, incluso en la época del Homo erectus, podrían haber adoptado el fuego en su modo de vida”, dijo un antropólogo de la Universidad de Toronto, Michael Chazan, codirector del proyecto.

“El dominio del fuego sería un importante punto de inflexión en la evolución del hombre”, añadió el Sr. Chazan.

“El impacto de la cocción de los alimentos es bien conocido, pero el del control del fuego podría tocar todos los elementos de la sociedad humana. Las relaciones sociales en torno a la fogata podría ser un aspecto esencial de lo que nos hace humanos”, prosiguió.

El equipo internacional que produjo el estudio incluye a expertos de la Universidad de Boston, de la Academia de Ciencias de Heidelberg en Alemania, la Universidad Hebrea de Jerusalén, la Universidad de Witwatersrand en Johannesburgo, y la Universidad de Toronto en Canadá.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s