David Wu, Epoch Times

Bian Que, médico clarividente (Jessica Chang/ Epoch Times staff)

De acuerdo a las leyendas registradas en el Shiji, la Epopeya de los Grandes Historiadores, había un médico excepcional llamado Bian Que, que vivió hace 2,500 años en el mismo periodo de Confucio (552-479 a de C.). Tenía el don de la clarividencia y era conocido como un médico que realizaba milagros.

Se decía que mientras gestionaba un noble hotel, recibió su conocimiento de médico y sus capacidades sobrenaturales de un anciano, un cliente habitual al que había impresionado por su amabilidad y atención durante más de diez años. Le dio una caja de medicinas con las instrucciones, muchas valiosas obras sobre medicina y desapareció misteriosamente.

Bian Que tomó los medicamentos según las instrucciones. Un mes más tarde, pudo ver a través de los objetos. Mediante el estudio de los libros de medicina, pudo rápidamente diagnosticar la enfermedad de las personas y tratarlas gracias a una capacidad similar a los rayos X.

Visitó muchos estados y reinos de China como médico, y en sus tratamientos, nunca hizo diferencia entre un señor influyente y alguien del pueblo. Profundizó sus conocimientos en una amplia variedad de tratamientos, incluyendo la medicina, la acupuntura, el masaje, la cirugía y el uso de anestésicos. Eligió siempre el tratamiento más adecuado en función de la condición del paciente.

Un día, Bian Que visitó al señor del estado de Qi. Descubrió que la causa de su problema de salud era una enfermedad subcutánea, pero ignoraron su diagnóstico. En numerosas ocasiones, encontró que la enfermedad se extendía gradualmente de la piel al estómago, para finalmente llegar a la médula ósea. El señor del estado de Qi se negó a creer en él pensando que trataba de sacar provecho de su miedo. Bian Que se retiró en cuanto supo que no había ninguna posibilidad de curación y el señor murió poco después.

En las escuelas de medicina tradicional china, el médico siempre trata de curar a la persona en su totalidad. La ética médica está estrechamente relacionada con habilidades sobrenaturales como la clarividencia. Un medico de medicina china puede perder sus poderes, si su ética médica cae.

Bian Que vivía una vida humilde y noble. Fue admirado como una “deidad medica.”