Autoridades de Corea del Sur decidieron intensificar su lucha contra el contrabando de unas cápsulas que se dice contienen carne humana.

Las cápsulas se fabrican en China y se introducen a Corea de manera ilegal. El control de las adunas se ha incrementado en los últimos meses, sobre todo en los aeropuertos, así se han incautado más de 17,000 cápsulas de este tipo.

Se afirma que contienen polvo de carne seca, producida a partir de fetos humanos o bebés nacidos muertos. Los consumidores de estas cápsulas están seguros que pueden curar enfermedades y mejorar el rendimiento sexual.

Los análisis de laboratorio encontraron rastros de sangre humana, lo que provoca fundados temores de consecuencias perjudiciales para la salud.

“Se analizaron las muestras, y el 99% corresponde a ADN humano”, dijo Shin Eul-Gi, un funcionario del laboratorio de aduanas del aeropuerto de Incheon. “Pero, añade, las cápsulas pueden contener superbacterias y virus potencialmente dañinos para el cuerpo humano.”

Según Seúl, la importación de estas cápsulas parece hacerse de manera individual. No habría principales rutas de contrabando. Pero las autoridades sudcoreanas dicen que van a intensificar las inspecciones, en un intento por detener a los contrabandistas.