Estructura cristalina de buckminsterfullerenes (Wikipedia)

Una canadiense de 16 años descubrió un antioxidante que puede retrasar el envejecimiento, compuesto de nano-partículas de fibra de madera, anunciaron los organizadores de un concurso de biotecnología que ella ganó.

Janelle Tam, estudiante de Waterloo en Ontario, recibió el primer premio junto con un cheque de 5,000 dólares canadienses, en la edición de 2012 de Sanofi BioGENEius Challenge, cuyo jurado se compone de los principales investigadores del National Research Council de Canadá.

Ella creó una sustancia que puede utilizarse algún día para mejorar la salud y reducir el envejecimiento, pues neutraliza muchos radicales libres nocivos que se encuentran en el cuerpo humano.

La partícula llamada NCC (nano-celulosa cristalina) se encuentra en los árboles.

Janelle Tam, llegó a Canadá desde Singapur hace cinco años, fue la primera en demostrar que es un potente antioxidante, potencialmente superior a las vitaminas C o E, porque es más estable y dura más tiempo. Fue capaz de “enlazarla” químicamente con nano-partículas de carbono, los buckminsterfullerenes se asemejan por su forma a un balón de fútbol, lo que le valió el sobrenombre de futballene.

El “dúo” actúa “como una aspiradora”, neutralizando los radicales libres.

La NCC, cuyo tamaño se mide en milésimas de un cabello humano, no es tóxico, estable, soluble en agua y renovable ya que proviene de los árboles, dijo la joven investigadora en el comunicado.

Su uso potencial prácticamente es ilimitado, dice el documento, ya que es más fuerte que el acero pero flexible, durable y ultra ligero. FPinnovations, Instituto Nacional de Investigaciones Forestales, predice que el mercado tendrá un valor de hasta US $250 millones en la próxima década.

La primera planta de demostración de NCC abrió sus puertas en enero pasado en la fábrica de Pulpa y Papel de Domtar en Windsor, Quebec.