Angela Wang, The Epoch Times

Después de exigir la dimisión del jefe de seguridad, acoso y arresto domiciliario

Dieciséis funcionarios jubilados del Partido Comunista Chino están ahora bajo vigilancia de las fuerzas de seguridad del partido, después de escribir una carta exigiendo la renuncia del jefe de seguridad Zhou Yongkang, de acuerdo a medios de comunicación chinos en el extranjero.

Los cuadros atrajeron la atención de medios de comunicación internacional, y más ampliamente los del país, después de que el 9 de mayo se publicara en línea su carta abierta. Se dirigieron directamente al jefe del partido, Hu Jintao, exigiendo la dimisión del jefe de seguridad Zhou Yongkang así como la del jefe de propaganda, Liu Yunshan, y tomaron la iniciativa audaz de agregar sus nombres y números telefónicos.

Ahora están “bajo el control” de la Comisión de Asuntos Políticos y Legislativos (CAPL), el Comité de Seguridad Nacional (Guobao) y los funcionarios de Seguridad Nacional (Guo’an), de acuerdo con un habitante de Zhaodong, localidad que se encuentra en la provincia de Yunnan al sur de China, de donde son originarios muchos de los funcionarios. Él proporcionó la información en una “llamada urgente” publicada en un sitio web de la democracia Canyu, que desde un  principio publicó la citada carta de los cuadros.

Zhou ordenó a sus hombres de seguridad tomar el mando de la situación y poner a estos “elementos” de inestabilidad bajo estricto control, de acuerdo a la fuente Canyu.  Advirtieron a los dieciséis funcionarios  de que si persistían en sus demandas, terminarían en la cárcel o podrían perder la vida, informó la misma fuente.

Los cuadros jubilados denunciaron la masacre de la Plaza de Tiananmen de 1989 y la persecución a Falun Gong que ocurre desde 1999 hasta la actualidad, mencionadas como “manchas intolerables” y “vergüenzas” en su carta.

Zhao Zhengrong, uno de los principales organizadores de la convocatoria y Yongqing Yu autor de la carta, son seguidos especialmente de cerca, dijo la fuente Canyu. Cortaron sus teléfonos celulares y 20 guardias de seguridad están frente a sus casas las 24 horas del día, agrega.

El 22 de mayo, The Epoch Times trató de encontrar a los ex funcionarios en los números telefónicos que aparecen en la carta y que antes funcionaban, pero no se consiguió ninguna llamada.

Los dieciséis funcionarios, la mayoría de más de ochenta años, son ex miembros del partido comunista y experimentaron las campañas políticas del partido por muchas décadas. Algunos fueron acusados de “derechistas” durante las campañas de rectificación de Mao Zedong, mientras algunos pasaban por una intensa persecución. Después de la era de Mao, muchos funcionarios volvieron a sus puestos como jefes de ciudad, de distrito y de oficinas de seguridad pública en la provincia de Yunan, según Canyu.

“Espero que todo el partido y el pueblo de todo el país, puedan poner atención particular a la presión que enfrentan estos funcionarios, y evitar que las Oficinas de Seguridad Nacional y Seguridad Interna los hostiguen y aterroricen”, agregó Canyu.

“Y especialmente pido a Hu Jintao y al primer ministro Wen Jiabao, que los protejan y sean inflexibles con la malevolencia de Zhou Yongkang, que destruyó las fuerzas de la democracia dentro del partido.”