The Epoch Times staff

Los caracteres chinos significan “Abandonar el Partido Comunista Chino”. (Epoch Times)

En China, funcionarios de seguridad pública, y otros, no ocultan su incomodidad por la situación actual y sienten la necesidad de abandonar el Partido Comunista Chino (PCCh).

Un ex policía de Pekín que ya abandonó el partido usando un seudónimo, dijo: “La caída de BoXilai me dio una sensación de incertidumbre y temo un desastre inminente. La caída de Bo Xilai, uno de los funcionarios más corruptos entre los dirigentes del PCCh, sin duda anuncia su final.”

“Los crímenes cometidos por la Oficina de Seguridad Pública (la policía de China) es inimaginable. La violación de las leyes, que son responsables de hacer cumplir, es un acto que sólo puede ser castigado con la pena de muerte. Pero creo que el bien y el mal en última instancia, serán juzgados, así que oro para que el cielo proteja a los que como yo renunciaron al PCCh.”.

La Sra. Lee, voluntaria que ayuda a la gente a renunciar al PCCh, habló de su experiencia al ayudar a un agente de la “Oficina 610” a abandonar al partido. La Oficina 610 es un órgano secreto del partido creado por el régimen chino con el único propósito de perseguir a los practicantes de Falun Gong.

Al principio, el agente habló con aspereza a la Sra. Lee, pero después de hablarle durante 40 minutos, cambio de tono y le dio su nombre, el de su mujer, su hijo y otras quince personas. Le pidió que los ayudara a abandonar el partido.

Dos jefes de policía también renunciaron al PCCh después de hablar con la Sra. Lee. Le dieron unos cuarenta nombres de amigos y parientes que eran miembros del partido comunista, la Liga de la Juventud y los Jóvenes Pioneros, pidieron a la Sra. Lee ayudarlos a demisionar. Uno de los líderes le confió sus antiguos problemas con el alcohol, el tabaquismo y la promiscuidad sexual.

De acuerdo a un oficial de policía de Pekín, la situación política actual en China dejó, en su oficina, una sensación de incertidumbre, entre ellos al jefe y al secretario (el secretario es el funcionario del PCCh encargado de la comisaría). Su preocupación se deriva de la idea de que los dirigentes chinos podrían, algún día, poner fin a la persecución a los practicantes de Falun Gong y declararlos inocentes. Entonces, conscientemente, ¿cómo podría enfrentar lo que hizo como parte de la persecución?

Decidió dejar de participar. “Si se me ordenó perseguir a los practicantes de Falun Gong en la noche, tengo que encontrar un pretexto para escapar”, explicó. “Si alguien viene a denunciar a un practicante, lo voy a ignorar.”

Muchos policías chinos buscaron voluntarios del movimiento “renunciar al PCCh”, y les pidieron ayuda. En algunos lugares, pueblos enteros e industrias ya renunciaron al partido.

Zheng Yang, otro voluntario del movimiento de renuncias, recientemente, ayudó al secretario del partido en una gran empresa estatal a renunciar. El secretario dijo que sentía que una revolución no tardaría en producirse en China que “será como en Rusia y la auto destrucción del régimen es inevitable.”

Dijo: “La corrupción al interior del partido no es fácil de tratar. Los ciudadanos comunes son muy críticos con el PCCh, pero no hay manera de expresarse abiertamente.”

El secretario agregó: “Sin embargo, los ciudadanos están conscientes de la corrupción del partido, sobre todo después del incidente de la Plaza de Tiananmen de 1989. Sin embargo, en realidad no hablan de ello, porque nada va a cambiar aunque hablen.”

De acuerdo a este secretario del partido, la situación económica actual está en un mal momento. “Las cosas se ponen cada vez más difíciles. Incluso si Hu Jintao y Wen Jiabao abandonaran sus puestos, pondrían a Xi Jinping como líder en una posición difícil, en especial si se jubilan este año en la precaria situación de China.”

“Muchas empresas tuvieron que reducir en un 30% los salarios de sus empleados y retirar los beneficios que les habían otorgado. El espíritu de la gente en todo el país está actualmente por los suelos y sin embargo aún así tiene que trabajar”. Él cree que cambios importantes van a suceder en China, incluyendo la caída del PCCh.

Más de 118 millones de chinos han declarado que renuncian al PCCh y sus organizaciones afiliadas desde el año 2004.

Nota del Editor: Este artículo se refiere a la declaración solemne que hacen los chinos al renunciar al PCCh y sus organizaciones afiliadas. Dichas declaraciones se encuentran en el sitio afiliado a Dajiyuan, la versión china de The Epoch Times. El movimiento para renunciar al partido, llamado “Tuidang” en chino, comenzó en 2004, después de la publicación de los “Nueve Comentarios sobre el Partido Comunista Chino” en Epoch Times. Esta serie editorial hace una descripción sin censura de la naturaleza e historia del PCCh. Estas declaraciones presentan una manifestación rara y sincera del desarrollo de la historia del pueblo chino dando la espalda al partido comunista, escogiendo la consciencia a la comodidad, e inaugurando pacíficamente una futura China libre de la dominación del partido.