Alex Johnston, Epoch Times

Madrid, 11 de julio. Manifestantes gritan delante de la policía antidisturbios durante una manifestación de mineros de carbón (César Manso/ AFP/ Getty Images)

El primer ministro Mariano Rajoy dio a conocer nuevas medidas de austeridad puestas en marcha para hacer frente a la presión de la Unión Europea, para evitar el plan de rescate y completar un ahorro de 65 mil millones de euros (80 mil millones de dólares) durante los próximos dos años. Frente al parlamento, Rajoy declaró que España necesita ponerse en “el camino” de la recuperación, lo que “no es fácil, ni rápido, ni agradable. Pero no podemos escapar”. Mientras hablaba, recibió abucheos y burlas de los políticos de oposición.

El primer ministro conservador dijo que el impuesto al valor agregado español pasaría de 18% al 21% y los gobiernos locales tendrían que apoyar el presupuesto. También anunció una reducción al fondo de los desempleados, reducción a los salarios de la administración pública, mientras que los impuestos medioambientales suben, así como el impuesto al tabaco. Finalmente no habrá aguinaldos para los funcionarios públicos.

Mientras Rajoy anunciaba estas medidas, se llevaba a cabo una manifestación frente al Ministerio de Industria de Madrid, dando lugar a violentos enfrentamientos entre militantes y policías. De acuerdo al diario El País, por lo menos 76 personas, entre manifestantes y policías, sufrieron heridas leves.

Para dispersar a la multitud la policía disparó balas de goma. Básicamente, la manifestación contaba con mineros, pero se les unieron miles de personas más. Los testigos dijeron a la prensa que los manifestantes arrojaron botellas, piedras y fuegos artificiales a la policía.

El diario dijo que los mineros han hecho muchas movilizaciones para protestar en contra de las medidas de austeridad, se reunieron de nuevo porque son el grupo más afectado.

Herman, un minero de Langreo, dijo a un periódico: “Estábamos comiendo cuando varias camionetas de la policía comenzaron a aparecer, comenzamos a gritar y algunos lanzaron botellas”.

El manifestante añadió que la policía respondió con balas de goma, mientras que algunos manifestantes se armaron de piedras. “Imagínese el resultado”, concluyó.