Representación artística de la galaxia espiral BX442 (Nature)

Golpe de suerte en el espacio: los astrónomos que miraban el cielo distante descubrieron por casualidad, una galaxia espiral similar a nuestra Vía Láctea, única en su género a tal distancia de la tierra.

“¡Realmente fue un accidente!  Nuestro grupo llevaba a cabo un estudio de las galaxias que generan estrellas que datan del universo temprano”, unos 10 mil millones setecientos mil años luz. “Luego, sin previo aviso, BX442 surgió con la imagen de una estructura espiral”, dijo a la AFP Alice Shapley, astrónomo de la Universidad de California en Los Ángeles.

“¡No lo podía creer! No se esperaba una forma tan bella dado que la inmensa mayoría de las galaxias del universo temprano son muy irregulares y desiguales”, añade el investigador.

Fue a través del Telescopio Espacial Hubble que Alice Shapley y sus colegas descubrieron BX442 entre otras 300 galaxias muy distantes.

Un encuentro “único”, según ellos, y que los astrónomos pensaban imposible hasta ahora entre las galaxias que datan de alrededor de 3 mil millones de años después del Big Bang.

¿Por qué BX442 es tan diferente? Los astrónomos, que publicaron sus hallazgos el miércoles en la revista británica Nature, creen que la galaxia enana que flanquea a su espiral vecina probablemente tenga relación.

Las dos galaxias están en realidad tan cerca una de la otra, que BX442 parece tratar de tragarse la galaxia enana, la interacción de fuerzas gravitatorias que unen los dos cuerpos dan a la BX442 su forma espiral.

Según los investigadores, la nueva galaxia “representa el vinculo entre las viejas galaxias mucho más turbulentas y las galaxias espirales en rotación que vemos a nuestro alrededor”, de ahí la importancia de seguir estudiando la BX442.