David Wu, Epoch Times

Yue Yi fue un general del reino de Yan, en el período de los Reinos Combatientes, un maestro de la pluma y la espada.

(Epoch Times)

En esa época, el Reino de Qi era poderoso. Dueño de un vasto territorio, pero el duque de Qi era brutal. A menudo saqueaba los reinos vecinos. Gracias a sus habilidades políticas y diplomáticas, Yue Yi ayudó al duque de Yan a establecer una alianza con otros cinco reinos; Zhao, Chu, Han, Wei, Qin, contra el reino de Qi. Además, fue designado el más alto mando para conducir las fuerzas conjuntas de los seis reinos para atacar al reino de Qi.

La operación fue tan exitosa que en tan sólo medio año, conquistaron setenta ciudades de Qi. Después de esto, todas las tropas de la alianza, además de las del reino de Yan regresan a sus propios reinos, Yue Yi se queda en el reino de Qi para continuar la guerra y derrotar los dos últimos bastiones.

Sin embargo, después de tres años de batallas, Yue Yi aún no podía ganar las dos ciudades. Alguien trata de convencer al duque de Yan que Yue Yi podría querer convertirse en el duque de Qi, prolongando deliberadamente su estancia para obtener apoyo de la población local de Qi. A lo que el duque de Yan respondió: “Yue Yi merece el titulo de duque por su gran éxito y contribución”. Así que decidió darle el título de duque de Qi, pero este favor Yue Yi lo rechaza amablemente.

Después de la muerte del duque de Yan, su hijo lo sucedió. Consciente del conflicto entre el nuevo duque y Yue Yi, el general Tian Dan del reino de Qi aprovecha esta oportunidad y revive el rumor. El nuevo duque de Yan, que sospechaba de Yue Yi, da crédito al rumor y lo sustituye por otro general. Se le ordena regresar al reino de Yan. Conociendo la opinión hostil que el nuevo duque le tenía, Yue Yi huye hacia el oeste y busca refugio en el reino de Zhao.

Más tarde, Tian Dan lleva las tropas comandadas por el nuevo general del reino de Yan a la derrota y reconquista las setenta ciudades ya pérdidas por el ejercito de la alianza.

El nuevo duque de Yan lamenta amargamente haber perjudicado a Yue Yin, aún más porque el duque de Zhao vuelve la situación a su favor al iniciar un ataque militar contra el reino de Yan. El duque envía una carta a Yue Yi, acusándolo de no apreciar la confianza ni la sabiduría de su padre.

Yue Yi responde en una carta: “Escribo esta carta a su majestad, con la esperanza de aclarar algunas historias falsas que le han informado algunas personas que le rodean”. Luego explica; sólo con la confianza y el favor del duque que el talento puede hacer grandes contribuciones al reino. Expresa su lealtad al duque anterior y la confianza que había entre ellos, y la frustración y pesar por la operación militar sin éxito debido a la interferencia del nuevo duque, y que no quería morir en vano por cargos falsos.

Más tarde, Yue Yi expresa su creencia en la tolerancia. A pesar de que el nuevo duque lo hirió, no difunde ideas negativas con el fin de manchar su reputación. Por otra parte, no siente rencor ni algidez por el duque.

El resto de su vida, mantuvo la promesa que hizo en esta carta y siguió facilitando las relaciones entre el reino de Yan y el de Zhao. Las generaciones posteriores respetaron a Yue Yi como “el más grande general de China” por su humanidad, sabiduría y diplomacia hacia los reinos vecinos, sus vastos conocimientos en astronomía, geografía y filosofía social.