Chen Yi Lian, Epoch Times

Plan diseñado para obligar a los nuevos líderes del partido comunista a financiar la represión a Falun Gong

Bo Xilai, en el Gran Palacio del Pueblo, 13 de marzo en Pekín. Antes de su eliminación política, Bo había pensado reforzar su posición dentro del partido intensificando la persecución contra Falun Gong. (Lintao Zhang/ Getty Images)

El Partido Comunista Chino dirigido por Jiang Zemin, consideró durante mucho tiempo la forma de garantizar la persecución a Falun Gong. De acuerdo a una persona cercana a dirigentes de nivel medio, el ex peso pesado del partido Bo Xilai, purgado finalmente, acompañado del jefe en seguridad nacional, Zhou Yongkang, ya por retirarse, comenzaron a implementar su plan, precisamente, hacia ese objetivo a principios de 2011.

El objetivo del plan Tormenta II, de acuerdo con la fuente de Pekín, era intensificar la persecución a Falun Gong. La primera zona sería la provincia de Heilongjiang al noreste del país, luego las provincias alrededor de Pekín, comenzando por la provincia de Hebei, que rodea a la capital.

Heilongjiang sería utilizada como campo de prueba, mientras el partido debía intensificar sus esfuerzos por “transformar” a los practicantes de Falun Gong antes de finalizar sus condenas.

El proceso de “transformación” consiste en un despellejamiento del alma para forzarlos a condenar sus antiguas creencias y declarar su devoción al partido comunista.

Bo y Zhou eligieron la provincia de Hebei por el hecho de que el jefe del partido de la provincia en ese tiempo, Zhang Yunchang se relaciona con Qinghong Zen muy involucrado en la persecución y miembro destacado de la facción de Jiang Zemin. Con el pretexto de proteger al XVIII Congreso del partido previsto en octubre, Bo y Zhou contaban con la creciente persecución a Falun Gong en Hebei y su propagación en las provincias circundantes.

El XVIII congreso va a nombrar nuevos dirigentes. Presumiblemente, Li Jin Ping será el nuevo jefe del partido, Li Keqiang, el próximo primer ministro.

Según la fuente, Tormenta II tenía como objetivo influir en Xi y Li y desconcertar al actual partido encabezado por Hu Jintao y Wen Jiabao.

La fuente añade que “este plan se formó a principios de 2011, mientras Bo Xilai parecía ser muy poderoso, era un plan que se supone se llevaría a cabo en febrero con duración de un año para reiniciar los ataques contra Falun Gong.”

“No sólo para limitar a Xi Jinping y Li Keqiang a tener que trabajar con Bo Xilai, después del XVIII congreso y pagar por continuar con la persecución a Falun Gong, además la creciente represión podía usarse para culpar a Hu y Wen por su error al atenuar intencionalmente la persecución después de octubre 2005, y la quinta sesión Plenaria del XVI Comité Central del Partido”.

En 2005, la avalancha de propaganda contra Falun Gong atenuó, eliminando de los informes diarios en los medios de comunicación los casos de persecución llevados a cabo por el régimen.

Evitar la responsabilidad

Liu Xiao comentando la situación para The Epoch Times en marzo, explica las motivaciones que empujan a Bo Xilai, Zhou Yongkang y el resto de la facción de Jiang Zemin, en miras de la transferencia de poder: “Es evidente que la persecución a Falun Gong es la cuestión central a la que el círculo de la cúpula del PCCh no puede escapar.”

“Debido a su activa participación en la persecución a Falun Gong, Wang Lijun, Bo Xilai, Zhou Yongkang, Li Changchun, Jia Qinglin y Luo Gan están ligados el uno con el otro en la facción de Jiang Zemin.”

Por último Liu añade: “Con el fin de continuar con la persecución y evitar tener que rendir cuentas de sus crímenes después de su caída, Zhou Yongkang y los demás de la facción de Jiang tenían la esperanza de llevara Bo Xilai, tan culpable como ellos, al comité de nueve miembros permanentes del Politburó.”

Cuando Wang Lijun, ex jefe de policía y mano derecha de Bo tuvo que huir de Chongqing al consulado de EE.UU. en Chengdu, el 6 de febrero pasado, la tentativa de Bo de formar parte del Comité permanente se canceló, desencadenando los acontecimientos que condujeron a su purga.

Pero el plan “Tormenta II” se redactó con la idea de que Bo siguiera siendo un jugador importante para el PCCh. Al implicar a Xi y Li en la continuación de la persecución, Bo aseguraba que él y los demás miembros de la facción de Jiang evitarían tener que rendir cuentas como responsables de los crímenes cometidos contra los practicantes de Falun Gong.

Contrafuego

De acuerdo a la fuente de Heilongjiang, donde el plan se puso en marcha, las cosas no funcionaron como se esperaba, el pueblo chino apoya la derrota del régimen de Bo y Zhou.

El 26 de febrero de 2011, los esfuerzos para transformar a un practicante de Falun Gong, Qin Yueming, que debía aún purgar un año de cárcel de los diez a los que fue condenado, murió tras ser torturado en la cárcel de Jiamsu en la provincia de Heilongjiang. Era el patrón de una pequeña empresa en la ciudad de Yichun, situada en esta provincia. Qin tenía 47 años y dejó una esposa y dos hijas.

Después de la muerte de Qin, su esposa Wang Xiuqing y sus hijas; Qin Rongqian y Qin Hailong quisieron reclamar una indemnización por su injusta muerte. El 13 de noviembre de 2011, Wang y su hija más joven Qin Hailong fueron arrestadas y enviadas al campo de trabajos forzados de Harbin en Qianjing.

La hija mayor, Qin Rongqian salió a la calle a pedir a la gente que firmaran una petición pidiendo la reparación por los agravios sufridos por su familia. Con la ayuda de familiares, amigos y extraños de buen corazón, en dos semanas recogió más de 15,000 firmas con sus respectivas huellas digitales en cera color rojo (la manera tradicional china de firmar solemnemente con su nombre un documento).

Según la fuente, los líderes del PCCh se sorprendieron cuando vieron una copia de las firmas.