Un inversor chino compró el castillo de Gevrey-Chambertin (Côte d’Or) y su viñedo por la suma record de 8 millones de euros, a pesar de una gran movilización de los viticultores, anunció el miércoles el presidente del sindicato de viñedos de Gevrey-Chambertin.

Una muestra de vinos franceses en China (AFP)

El castillo que data del siglo XII pertenecía a una familia francesa, que vendió este bien excepcional y sus dos hectáreas de viñas entre abril y mayo a un chino, propietario de salas de juego en Macao.

“Sabíamos de la venta desde el año anterior. La asociación de viticultores que represento, y muchas personas, incluso los amantes de los castillos, habíamos puesto en marcha un proyecto para comprar el castillo y ponerlo a disposición de los habitantes, instalar una oficina de turismo y un salón de recepción”, dijo a la AFP el Sr. Guillon.

Los productores hicieron la propuesta de 4 millones de euros, que rechazaron, luego de 5 millones: “Los propietarios querían 7 millones y lo vendieron en 8”, se lamentó el viticultor que teme ahora “una ola de inversores extranjeros en Borgoña.”

Gevrey-Chambertin es uno de los más famosos vinos de Borgoña, también la más famosa denominación de 550 hectáreas en la Côte de Nuits.

El castillo producía de 10 a 12,000 botellas al año, según el viticultor.

“Uno empieza a pensar en la fuga de nuestro patrimonio, ya que no es la única compra de la esquina”, el Sr. Guillon cita: “la adquisición de más o menos al mismo tiempo del dominio Maune de 5 hectáreas en Gevrey por un canadiense.”

A pesar de la crisis, las transacciones de viñedos franceses se multiplican: las superficies vendidas se han duplicado en veinte años y el precio medio por hectárea se multiplicó por tres, según un estudio publicado en junio por Vinea, especialista en este mercado.

Los franceses siguen siendo los principales inversores (60%), pero el mercado ve emerger una nueva generación empresarios, en particular de China, que se interesan en los viñedos franceses y especialmente en Burdeos.

Fuente: AFP