La presión en la cámara de magma del monte Fuji es significativamente mayor que durante la última erupción de este volcán japonés hace 300 años, indicaron científicos el jueves.

Fuji (Wikipedia)

Movimientos tectónicos causados por el terremoto submarino de marzo de 2011 hicieron subir la presión a un nivel 16 veces superior a la que hace posible una erupción, dijeron investigadores del Instituto de Investigación de Ciencias de la Tierra y Prevención de Desastres.

Los científicos han estudiado estos movimientos tectónicos causados por el terremoto que devastó el noreste de Japón, así como las repercusiones en el monte Fuji por el terremoto de 6.4 que sacudió, cuatro días después, el centro del país.

La presión actual de la cámara de magma, según los científicos, es de 1.6 megapascales, lo que equivale a una presión atmosférica de 15.8 Kg por centímetro cuadrado.

Según Eisuke Fujita, uno de los responsables del estudio citado por la agencia Kyoto News, puede ocurrir una erupción volcánica a una presión de cerca de 0.1 megapascal.

La última erupción del monte Fuji, símbolo por excelencia de Japón, se remonta a 1707, a raíz de un terremoto.

Los autores del estudio no excluyen una nueva erupción en los próximos años, pero sin embargo, señalan que la presión en la cámara de magma no es la única condición necesaria.

No han encontrado, por el momento, ninguna actividad en el Fujiyama, probablemente debido a una cantidad insuficiente de magma.

En mayo, otro equipo de científicos advirtió de un posible colapso del Monte Fuji debido a que una falla, recientemente descubierta debajo de la tierra, comenzó a moverse.