Autoridades chinas pusieron en marcha una investigación para verificar si más de 20 niños chinos sirvieron como conejillos de indias al alimentarlos con arroz transgénico, en experimentos de investigadores chinos y norteamericanos, informó la agencia oficial Xinhua. 

El Centro Chino para el Control y Prevención de enfermedades ya suspendió al investigador Yin Shi’an, por su participación en este proyecto después de las quejas que afirmaban que  con ese arroz, calificado como “arroz dorado”, alimentaron a niños, dijo la agencia de prensa china.

La ONG Greenpeace fue la primera en quejarse. En un comunicado dado a conocer en agosto, la organización dijo que el arroz genéticamente modificado para reducir la carencia de vitamina A, se estaba utilizando para alimentar a 24 niños entre seis y ocho años en el curso de experimentos llevados a cabo en la provincia de Hunan, en 2008.

Según Greenpeace, los investigadores estadounidenses involucrados están afiliados a un centro de investigación de nutrición en la Universidad de Tufts en Boston.

“Es muy preocupante que un organismo de investigación estadounidense haya usado a niños chinos como conejillos de indias para alimentos genéticamente modificados, lamentó la organización.

El Centro Chino para el Control y Prevención de enfermedades negó haber autorizado o participado en las pruebas, de acuerdo con Xinhua.

La aparición de un artículo sobre esta investigación en una publicación estadounidense especializada el “American Journal of Clinical Nutrition”, no fue aprobada por el Ministerio de Salud de China, agregó.

Los defensores de este arroz transgénico, cuyo color varía del amarillo al naranja, afirman que este producto podría reducir la mortalidad infantil aportando vitamina A a niños que carecen de ella.