El primer ministro japonés, Yoshihiko Noda, dijo el miércoles que no había “ningún acuerdo” posible con China en el asunto de la soberanía de las islas Senkaku, que Pekín reclama para sí.

Conferencia de prensa del primer ministro Yoshihiko Noda, 7 septiembre 2012.

El Sr. Noda dijo que China había entendido mal la cuestión en juego y pidió el cese de los ataques contra los intereses japoneses en China.

Las islas situadas en el Mar Oriental de China “integran nuestro territorio de acuerdo a nuestra historia y al derecho internacional”, declaró el Sr. Noda a los periodistas al margen de la Asamblea General de la ONU.

“Está muy claro que no hay problemas de territorio como tales. Por lo tanto, no puede haber ningún reclamo, lo que significaría volver al punto de partida. Lo tengo que decir claramente”, continuó el líder japonés.

China está irritada por la negativa de Tokio a reconsiderar su reciente decisión de nacionalizar las islas en esta zona marítima reclamada por los dos gigantes asiáticos. China llama al pequeño archipiélago Diaoyu, mientras que para Japón se llama Senkaku.

La nacionalización “fue para garantizar una gestión estable” del archipiélago, sostuvo el premier ministro, y señaló que Tokio ha repetido a China “en varias ocasiones” que se transfirió la propiedad, que antes era privada, de estas islas al Estado japonés.

“Parece que China tiene que entenderlo y debido a su falta de comprensión se produjo un ataque o actos de violencia y de destrucción en contra de ciudadanos y bienes japoneses en China”, dijo.

“Bajo ninguna circunstancia hay excusa para la violencia, y hemos pedido a China proteger a los ciudadanos y sus bienes”, dijo Noda.

China volvió a acusar a Japón de “flagrante violación de la integridad china” luego de una tensa reunión entre diplomáticos de alto nivel de ambos países, la tarde del martes en Nueva York.