Indonesia: la corteza terrestre se rompe en dos

Los grandes terremotos de los últimos años en el Océano Índico frente a la costa de Indonesia se deben a la ruptura progresiva de la placa tectónica indo-australiana, que se rompe literalmente en dos a lo largo de Sumatra, según estudios publicados el miércoles.

Un muro de la prisión de Banda Aceh, Indonesia, derrumbado por un terremoto. (AFP)

Los terremotos digamos “gemelos” que azotaron al noreste del Océano Índico el 11 de abril de 2012, el primero de una magnitud de 8.6, el segundo de 8.2, son excepcionales en más de un sentido.

La ruptura de al menos cuatro fallas submarinas causó el primer temblor en el espacio de 2 minutos y 40 segundos. Seguido por la ruptura de la quinta falla dos horas más tarde, lo que generó el segundo sismo, explica Thorne Lay, de la Universidad de California en Santa Cruz, y sus colegas, en un estudio publicado en la revista británica Nature.

Un hecho muy raro, estas sacudidas golpearon el corazón de la placa indo-australiana, cerca de la isla de Sumatra, y no como suele suceder por el empalme de las dos placas.

“Lo que vemos aquí, es la placa indo-australiana que se divide en dos placas distintas”, dice Thorne Lay.

“Este proceso geológico va pasar en millones de años, y es probable que requiera miles de otros sismos tan poderosos”, para lograr la separación de la placa de la India con la placa australiana, agrega Keith Hoper, de la Universidad de Utah (Estados Unidos), co-autor del estudio.

La placa indo-australiana se desplaza hacia el noreste pero su movimiento no es uniforme. Por un lado, la placa india entra en colisión con Eurasia al noreste, apoyándose contra ella al nivel del Himalaya desde hace ocho millones de años. Por el otro, la inclinación australiana progresa más fácilmente pues se sumerge bajo la isla de Sumatra.

En esta zona de “subducción” frente a las costas de Sumatra ocurrieron los sismos de Aceh (magnitud 9.3) el 26 de diciembre de 2004 y la isla de Nias (magnitud 8.7) en 2005.

A diferencia del terremoto de Aceh, que desencadenó un tsunami devastador que provocó 220,000 muertes o desaparecidos en una docena de países vecinos, sólo se registraron ondas la primavera pasada. De hecho, en abril de 2012, las fallas que se rompieron se deslizan horizontalmente una contra la otra, sin movimiento vertical importante para crear una onda de fondo.

Por el contrario, los dos sismos de abril de 2012 provocaron muchas sacudidas en el mundo, de acuerdo a un estudio publicado también en Nature.

De acuerdo a Fred Pollitz, del US Geological Survey (USGS), y sus colegas, la frecuencia de los sismos con una magnitud superior a 5.5 se multiplicaron por cinco a los seis días que siguieron a los terremotos. Algunos de estos movimientos alcanzaron una magnitud de 7, hasta México. Potencia y distancias tales que los investigadores estadounidenses excluyen que se traten de las clásicas réplicas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s