Se multiplican las reacciones de indignación por el ataque contra una niña paquistaní. “Vil ataque” contra una adolescente, “que es digna de admiración”, dijo un representante de la Unión Europea.

Malala Yusufzai (facebook.com)

Malala Yusufzai, de 14 años, activista por los derechos de las chicas, recibió dos balazos de un talibán cuando salía de la escuela. Los médicos consiguieron extraer las balas de la cabeza y el cuello, esperan que la trasladen a Dubai para recibir tratamiento específico. Otras dos niñas resultaron heridas en el ataque, una permanece en estado crítico.

Malala, víctima de la locura de los talibanes, defiende el derecho de las niñas a ir a la escuela en el valle de Swat, su región, a manos de los extremistas. El grupo islamista, Ehsanullah Eshan, dijo que eligieron como blanco a la chica porque promueve el laicismo.

Malala se dio a conocer después de escribir un diario para la BBC La vida de Urdu bajo el régimen de los talibanes, después de la captura del valle en 2007.

En esta escuela de Peshawar, organizan una oración para ella: “Malala Yusufzai es como nuestra hermana”, dice la joven Shamaila, también de 14 años. Oramos por su pronta recuperación y bienestar. También rezamos para que los demás estudiantes puedan beneficiarse de sus brillantes ideas.”

El tiroteo produjo ondas de choque en todo Pakistán y las autoridades están aumentando la seguridad, pues los talibanes han prometido atacarla de nuevo.

Malala milita desde los 11 años. Ganó el año pasado el primer premio de la paz creado en Pakistán por su valentía en la defensa de la educación de las niñas contra las ideas islamistas más radicales, está nominada para un premio internacional de la paz, ahora se encuentra en una batalla por su vida.