Un equipo franco-estadounidense de astrónomos descubrió un planeta muy caliente formado en gran parte por diamantes, del doble del tamaño de la Tierra y en órbita alrededor de una estrella visible a simple vista, anunciaron investigadores este jueves.

(Foto: Reuters)

“Probablemente, la superficie del planeta está cubierta de grafito y diamante en lugar de agua y granito”, dijo Nikku Madhusudhan de la Universidad de Yale (Connecticut), uno de los autores del descubrimiento que apareció en la revista estadounidense Astrophysical Journal Letters.

“Es nuestra aproximación a un exoplaneta rocoso (fuera de nuestro sistema solar), con una composición química radicalmente diferente a la de la Tierra”, agregó en un comunicado.

El planeta rocoso se denomina 55 Cancri-e, tiene un radio dos veces mayor que el de la Tierra, 12,747 Km. Se encuentra a 40 años luz de la Tierra (un año luz corresponde a 9461 millones de km) en la constelación de Cáncer.

El 55 Cancri-e gira tan rápido alrededor de su estrella, llamada 55 Cancri, en tan sólo 18 horas, en comparación con los 365 días de la Tierra alrededor del sol.

También es mucho más denso que la Tierra, con una masa ocho veces superior. Las temperaturas en su superficie alcanzan los 2148 grados, un lugar muy inhóspito.

Se observó por primera vez en 2011, cuando pasó delante de su estrella, lo que permitió a los astrónomos medir su radio por primera vez.

Esta información, junto con cálculos recientes de su masa permitió deducir la composición química basándose en modelos informáticos de su interior, y calculando todas las combinaciones posibles de elementos y compuestos que producen estas características físicas especificas.

Contrariamente a lo que los investigadores pensaron inicialmente, el planeta no contiene agua y al parecer se compone principalmente de carbono en forma de grafito y diamante, así como hierro y silicio.

Según ellos, el diamante podría representar al menos un tercio del planeta, o el equivalente a tres veces la masa de la Tierra.

Comparándolos, el interior de la Tierra es rica en oxígeno pero muy pobre en carbono, dice Kanani Lee, geofísico de la Universidad de Yale, uno de los otros autores del estudio.

La identificación de este súper Tierra rica en carbono significa que “no podemos suponer que los planetas rocosos distantes tienen la misma composición química, la misma estructura interna y la atmosfera de la Tierra”, dijo Nikku Madhusudhan.

Según los científicos, este descubrimiento abre nuevas vías en el estudio de procesos geoquímicos y geofísicos de exoplanetas cuyo tamaño sea similar al de la Tierra.