La última estatua de Lenin que seguía en pie en la capital de Mongolia, Ulán Bator, fue desmontada el domingo, el fundador de la Unión Soviética, fue calificado de asesino por el alcalde la ciudad.

El monumento fue depositado por una grúa en la parte trasera de un camión, algunos espectadores le lanzaron zapatos para mostrar su desprecio hacia el que los escolares mongoles aprendieron a venerar como el “maestro Lenin”, señaló un corresponsal de AFP.

La estatua de Lenin reinó en el centro de Ulán Bator durante 58 años, se subastará a un precio inicial de poco más de 200 euros.

“Aproximadamente 100 millones de personas perdieron la vida” en el país bajo el régimen comunista, denunció el alcalde de Ulán Bator, Bat-Erdene Uul. “Y la persona que inició todo fue Lenin.”

Mongolia es uno de los ex países satélites de la Unión Soviética, que se convirtió al capitalismo hace unos veinte años.

La estatua se había mantenido hasta ahora por el prestigio de Lenin a los ojos de algunos círculos mongoles, gracias al apoyo de la Rusia revolucionaria en el combate de Mongolia por su independencia de China en 1921.

Disfrutando de un ambiente político relativamente estable, el país sin salida al mar, enclavado entre Rusia y China, tres veces más grande que Francia, ha conseguido en los últimos años atraer inversores gracias a sus enormes reservas de carbón, cobre y oro. En la actualidad, China comunista explota la mayor parte de esos recursos.

El auge de la minería está acompañado por un gran incremento de la desigualdad y daños muy graves al medio ambiente.

Fuente: AFP