La Comisión Mundial de Lucha contra las drogas (GCDP, por sus siglas en inglés), nuevo grupo de presión internacional instó el miércoles en Varsovia a desarrollar políticas orientadas en la prevención y el control, estimando que la guerra contra las drogas es un fracaso.

César Gaviria en el Foro Económico Mundial, 2009. (Wikipedia)

“La guerra mundial contra las drogas propaga la pandemia del SIDA entre sus consumidores”, renuentes a buscar un tratamiento por miedo a que los atrapen, dijo la comisión en un comunicado de la reunión sobre el impacto de las drogas en la salud pública en Europa del Este.

“Las medidas represivas y la criminalización muy costosas tomadas contra los productores, traficantes y consumidores de drogas ilegales, han fracasado claramente en reducir la oferta y el consumo”, agregó.

Según la GCDP, la producción mundial de sustancias derivadas del opio, como la heroína aumentó en más de un 380% en 30 años, pasando “de 1000 toneladas en 1980 a más de 4,800 toneladas en 2010”, a pesar de un muy fuerte aumento de los medios utilizados para combatir el tráfico de drogas.

El ex presidente colombiano César Gaviria, considera que la solución sería “tomar el presupuesto (anti drogas) que los países gastan en las cárceles y en la policía, para asignarlo en la prevención.”

“En Colombia, por ejemplo, en Medellín y Bogotá, actuamos por campañas de prevención (…) con las familias, con los profesores que también están a favor de la prevención”, dijo a la prensa, señalando el progreso que se registra en las ciudades dominadas por los carteles.

Entre los miembros de este comité están también los ex presidente de Brasil y México, así como personalidades como el escritor peruano Mario Vargas Llosa y el dueño del grupo Virgin, Richard Branson.

Gaviria hizo hincapié en la necesidad de ejercer presión en el Congreso de EE.UU. para decirles: “Los necesitamos en este debate y también un cambio de sus leyes, de otra manera la violencia en América Latina, en México y en América Central llegará a ser incontrolable y vamos a perder.”

El presidente de la GCDP, el ex presidente brasileño Fernando Henrique Cardoso, por su parte, instó a los gobiernos a “experimentar diferentes maneras de regulación de drogas como la marihuana, como se ha hecho con el tabaco y el alcohol.”

Destacando que regular no significa legalizar, pidió “todo tipo de restricciones y limitaciones en la producción, el comercio, la publicidad y el consumo de una sustancia dada, para eliminar todo su prestigio, y disuadir su uso y controlarla.”

“Los adictos pueden lastimarse a sí mismos y a sus familias, pero no es encerrándolos como los vamos a ayudar”, agregó.

Fuente: AFP