El eclipse total del sol ocultado por la luna, que duró un poco más de dos minutos, fue ovacionado el miércoles en la madrugada al norte de Australia por miles de observadores.

Miles de personas, entre ellas científicos de la NASA, se reunieron para observar el eclipse.

Equipados con gafas especiales, los espectadores siguieron, filmaron y fotografiaron el paso de la Luna frente al sol, reducido a un disco negro con un halo de oro.

“¡Vaya! Insectos y pájaros se callaron”, twiteó Geoff Scott, uno de las decenas de miles de turistas cazadores de eclipses que hicieron el viaje para ver este fenómeno, que apareció por última vez hace 1,300 años en esta región.

Con la caída de la oscuridad, la temperatura bajó por poco tiempo, desorientando aves e insectos por la noche repentina.

“¡Eso es! Es total, ¡es increíblemente hermoso!” twiteo otro turista, Stuart Clark, cuando el sol desapareció a las 20:38 GMT en el Parque Nacional de Garig Gunak Barlu al norte del país, unos 25 kilómetros al este de Darwin.

De acuerdo con el gobierno de Queensland, entre 50,000 y 60,000 personas visitaron la región para asistir al espectáculo.

Fred Espenak, astrofísico estadounidense, dijo a la radio australiana que un eclipse total de sol es un fenómeno que ocurre cada año o cada dos años, pero sólo es visible para menos del 0.5% de la población de nuestro planeta.

La rareza del fenómeno es esta parte del mundo, llevó a más de 1,200 investigadores japoneses a hacer el viaje al noreste tropical de Australia.

El último eclipse total de sol ocurrió el 11 de julio de 2010, de nuevo en el Pacífico sur. El próximo se espera el 20 de marzo de 2015, en Islandia, las Islas Feroe y el archipiélago noruego de Svalbard.