Investigadores del Laboratorio de Astrofísica y del Centro de Física de Partículas de Marsella, pudieron medir por primera vez la velocidad de desaceleración de la expansión del universo, hace 11 mil millones de años.

Quásar 3C 273 (Wikipedia)

“Es la primera vez que nos remontamos tan lejos en el tiempo, las medidas realizadas en periodos más recientes no mostraban una aceleración de la velocidad de expansión del universo”, dice Jean-Paul Kneib, del Laboratorio de Astrofísica de Marsella, miembro del equipo de veinte investigadores detrás de esta investigación.

El cálculo abarca el universo de hace 11 mil millones de años, es decir cerca de 3 mil millones de años después del Big Bang.

“Se esperaba que hubiera una desaceleración en este periodo, pero nunca lo habíamos medido”, dijo Jean-Paul Kneib.

Posteriormente, hace seis mil millones de años, la expansión del universo comenzó a acelerar bajo la influencia de una “energía negra”, que constituye cerca del 70% del universo pero cuya naturaleza hasta hoy es muy misteriosa.

“Se comienza a tener una idea de la historia de la expansión del universo, pero aún no se conocen los detalles. Será difícil de ir más lejos de 11 o 12 mil millones de años”, comenta el Sr. Kneib.

Para realizar el estudio, que deberá continuar hasta el 2014, los investigadores identificaron unos 50,000 quásares, estrellas muy lejanas y brillantes, con un telescopio muy potente instalado en Arizona (EE.UU.).

En 2011, el Premio Nobel de Física fue para tres astrofísicos que descubrieron estudiando la explosión de estrellas que la expansión del universo estaba acelerando y puso en evidencia la existencia de “energía negra”, responsable de esta aceleración.