Yi Ming

Una inmortal llamada San Shengmu se enamoró de un mortal erudito llamado Liu Yanchang. Contra la voluntad de su hermano Erlang, San se escapa del palacio con una linterna de loto mágica y baja a la tierra.

Tao Ying (Epoch Times)

Tao Ying (Epoch Times)

Se convirtieron en marido y mujer y vivieron felices juntos. Tuvieron un hijo al que llamaron Chen Xiang. Siete años más tarde, Erlang los descubrió gracias a los destellos de luz de la linterna de loto mágica. Para fortalecer las normas cósmicas, Erlang secuestra a Chen y obliga a San a restituir la linterna. Ella la devuelve y la encierran bajo una alta montaña llamada Hua Shan.

En el palacio celestial, Chen conoce su origen y que su madre estaba encerrada bajo una montaña. Él tenía un plan para recuperar la linterna mágica. Con la ayuda de los demás en el palacio, se las arregló para escapar e ir a rescatar a su madre.

Fue un viaje largo y difícil  en el que Chen encuentra toda clase de pruebas: cruza un gran desierto, la caída de rocas, avalanchas, terremotos y una aterradora tormenta de arena. Nada alteró su determinación de salvar a su madre. Durante estas experiencias, maduró y se convirtió en un joven valiente.

La perseverancia de Chen impresionó al Rey Mono, quien le muestra cómo llegar a Hua Shan; le da un pequeño mono y un pequeño dragón blanco para ayudarlo. Corrieron directamente hacia el volcán Shan. Con la ayuda de la tribu local, tiran la estatua de piedra de Erlang con la que Chen hizo un hacha mágica.

Cuando Chen lucha contra Erlang con el hacha, se volvió muy poderoso. Mientras que Erlang estaba listo para matar y capturar la linterna mágica, de repente, los rayos dorados de la linterna penetran el cuerpo de Chen, que absorbe toda la magia hasta hacerlo desaparecer. Chen Xiang pudo finalmente vencer a Erlang.

Chen divide la montaña en dos y rescata a San Shengmu. Gracias a la determinación de Chen, madre e hijo se reunieron de nuevo.