El calendario más exacto y más rico jamás elaborado en el mundo, es un aspecto más del legado de los mayas, que también dejaron su huella en el arte, la arquitectura y la gastronomía, entre otras áreas de la vida cotidiana en América Central y México, de acuerdo a los expertos.

Códice de Dresde (Wikipedia)

El calendario, con 18 meses de 20 días más el “Wayeb”, mes sagrado de cinco días, se inició en 3114 antes de Cristo. Preveía una nueva era fijada por comodidad el 21 de diciembre (aunque los investigadores hablan del 23), que se celebró al sur de México y en otros cuatro países donde perdura la influencia maya (Guatemala, Belice, El Salvador, Honduras). Esta fecha marca el final de un ciclo de 5,200 años, mal interpretado por algunos como una profecía del fin del mundo.

“El calendario maya no cuenta solamente los segundos, los minutos y las horas”, sino es un modelo de la “evolución de los astros y cómo afecta cíclicamente la vida humana”, explica a la AFP el antropólogo guatemalteco Álvaro Pop, miembro del Foro Permanente para las Cuestiones Indígenas de Naciones Unidas. Pop dice, como astrónomos podían detectar la influencia de los astros en las mareas.

Pero el aporte de esta civilización, va mucho más allá de esta área. Los expertos señalan que los mayas contribuyeron a la arquitectura, las matemáticas, la topografía, el arte textil y la cocina.

En términos culinarios, los mayas fueron los primeros en cultivar el maíz hace 3,000 años, ingrediente básico de las comidas de la región.

También fueron los primeros en cultivar y consumir cacao y según algunos, tuvieron la idea de masticar “chicle”, derivado de la savia de un árbol endémico de México y América Central, el antepasado de la goma de mascar.

El impacto de esta civilización también es palpable en el lenguaje. En total, los mayas hablaban 36 idiomas a través de la historia y en diferentes regiones, muchos de ellos subsisten en las poblaciones indígenas, con una estructura gramatical sofisticada.

El Popol Vuh, libro sagrado de los mayas, es el testimonio histórico más importante. Libro mitológico, relata el origen del mundo, especialmente del pueblo Quiché, uno de los varios grupos étnicos mayas. Al igual que las estelas encontradas en muchos sitios, expresa con claridad la espiritualidad y el conocimiento astral de esta civilización.

Más que ruinas

Los arquitectos mayas, autores de imponentes pirámides, y sus descendientes han contribuido en mucho a la actual arquitectura. Muchos de los arquitectos de grupos étnicos mayas contribuyeron con sus conocimientos participando en la construcción de las iglesias de la región.

Hoy en día, los principales sitios arqueológicos testigos de las hazañas mayas son los vestigios de grandes centros urbanos y religiosos como Chichén Itzá en México, Tikal en Guatemala, Copán en Honduras y Tazumal en El Salvador; algunos de los centros arqueológicos más visitados en el mundo.