Calendario maya, el más exacto del mundo

El calendario más exacto y más rico jamás elaborado en el mundo, es un aspecto más del legado de los mayas, que también dejaron su huella en el arte, la arquitectura y la gastronomía, entre otras áreas de la vida cotidiana en América Central y México, de acuerdo a los expertos.

Códice de Dresde (Wikipedia)

El calendario, con 18 meses de 20 días más el “Wayeb”, mes sagrado de cinco días, se inició en 3114 antes de Cristo. Preveía una nueva era fijada por comodidad el 21 de diciembre (aunque los investigadores hablan del 23), que se celebró al sur de México y en otros cuatro países donde perdura la influencia maya (Guatemala, Belice, El Salvador, Honduras). Esta fecha marca el final de un ciclo de 5,200 años, mal interpretado por algunos como una profecía del fin del mundo.

“El calendario maya no cuenta solamente los segundos, los minutos y las horas”, sino es un modelo de la “evolución de los astros y cómo afecta cíclicamente la vida humana”, explica a la AFP el antropólogo guatemalteco Álvaro Pop, miembro del Foro Permanente para las Cuestiones Indígenas de Naciones Unidas. Pop dice, como astrónomos podían detectar la influencia de los astros en las mareas.

Pero el aporte de esta civilización, va mucho más allá de esta área. Los expertos señalan que los mayas contribuyeron a la arquitectura, las matemáticas, la topografía, el arte textil y la cocina.

En términos culinarios, los mayas fueron los primeros en cultivar el maíz hace 3,000 años, ingrediente básico de las comidas de la región.

También fueron los primeros en cultivar y consumir cacao y según algunos, tuvieron la idea de masticar “chicle”, derivado de la savia de un árbol endémico de México y América Central, el antepasado de la goma de mascar.

El impacto de esta civilización también es palpable en el lenguaje. En total, los mayas hablaban 36 idiomas a través de la historia y en diferentes regiones, muchos de ellos subsisten en las poblaciones indígenas, con una estructura gramatical sofisticada.

El Popol Vuh, libro sagrado de los mayas, es el testimonio histórico más importante. Libro mitológico, relata el origen del mundo, especialmente del pueblo Quiché, uno de los varios grupos étnicos mayas. Al igual que las estelas encontradas en muchos sitios, expresa con claridad la espiritualidad y el conocimiento astral de esta civilización.

Más que ruinas

Los arquitectos mayas, autores de imponentes pirámides, y sus descendientes han contribuido en mucho a la actual arquitectura. Muchos de los arquitectos de grupos étnicos mayas contribuyeron con sus conocimientos participando en la construcción de las iglesias de la región.

Hoy en día, los principales sitios arqueológicos testigos de las hazañas mayas son los vestigios de grandes centros urbanos y religiosos como Chichén Itzá en México, Tikal en Guatemala, Copán en Honduras y Tazumal en El Salvador; algunos de los centros arqueológicos más visitados en el mundo.

Anuncios

5 pensamientos en “Calendario maya, el más exacto del mundo

  1. El calendario maya no era tan preciso como algunos afirman. Ni siquiera es más preciso que aquel introducido por Julio César en 45 a.C. Como escribió el arqueastrónomo Anthony Aveny: “La diferencia entre la cuenta de 365 días por año y el actual de 365,2422 días, medido por el recorrido del Sol en el cielo, no parecía tener importancia para los mayas. No agregaban días al año calendario en ciertas ocasiones, como lo hacemos con los bisiestos para que nuestros festivos no retrocedan al pasar las estaciones. ¿Qué sucedería si la Navidad retrocediera hasta otoño o el Cuatro de Julio hasta el frío invierno? Por razones que probablemente nunca conoceremos, los mayas parecían poner más énfasis a una cadena de tiempo continua, como lo hicieron con el Tzolkin. Eran diferentes de nosotros”.

    Es probable que el calendario maya no se originara con los mayas, sino más bien se originó en una cultura anterior y que otras culturas tales como la azteca derivaron su calendario de fuentes similares… Los mayas no inventaron el calendario mesoamericano… Como hemos señalado, los mayas probablemente heredaron el “Tzolkin”y tal vez el “Haab” de culturas anteriores. Esos calendarios fueron usados en toda la región, y es probable que todos los contemporáneos de los mayas heredaran sus calendarios de fuentes comunes o similares. Esta fuente es frecuentemente identificada con los olmecas, aunque hay debate sobre si fueron ellos los autores de los calendarios. Otras fuentes potenciales son las culturas zapoteca y mixteca… La mayoría de las veces que los proponentes del mito del 2012 hacen referencia a imágenes del “calendario maya” muestran una imagen de la piedra del sol azteca en su lugar… Johan Normark:, de la Universidad de Gotemburgo dice: ” Sí, la piedra del calendario se ve grande, pero no tiene nada que ver con la cuenta larga. Los aztecas no derivaron su calendario de los mayas, sino de una “tradición mesoamericana má general”. Los calendarios maya y azteca pueden, por tanto, remontarse a los inicios de los calendarios mesoamericanos (tales como el zapoteca). Lee esta cita extraída de Wikipedia en inglés (que sí es correcta): El sistema del calendario mexicano central es mejor conocido en la forma en que fue usado por los aztecas, pero calendarios similares fueron usados por los mixtecas, zapotecas, tlapanecos, otomíes, matlatzincas, totonacas, huastecos, purépechas y en Teotihuacan. Estos calendarios diferían de la version maya principalmente en que no usan la cuenta larga para fijar fechas en un marco cronológico mayor que el ciclo de 52 años.” Además, Normark señala que mucho de lo que sabemos sobre los antiguos mayas viene del “Popol Vuh”, un libro que recopila detalles de la explicación de la creación de los mayas quiché de la época colonial. En otras palabras, el “Popol Vuh” no fue escrito hasta mediados del siglo XV, muchos cientos de años después que la civilización maya clásica desapareció y que la zona hubiese estado bajo influencia azteca, potencialmente influyendo sobre su cultura. El calendario maya fue particularmente preciso para su tiempo y lugar. Ya hemos indicado que el calendario maya no era tan preciso como el calendario juliano romano. En comparación con el año solar, el calendario juliano tenía un índice de error de 1 día cada 128 años. El calendario gregoriano moderno es considerablemente más preciso, con un índice de error de 1 día cada 3.300 años. Por el contrario, el calendario maya, que no usó un sistema de años bisiestos, tenía un índice de error de 1 día cada 4 años en comparación con el año solar. A pesar del hecho de que el Haab maya es menos preciso en comparación con el año solar que lo que es el calendario juliano, y mucho menos preciso que el calendario gregoriano moderno, hay personas que usan la supuesta precisión del calendario maya para afirmar que obviamente tienen toda la razón, mientras que nuestro calendario moderno está mal. Hemos visto vergonzosas afirmaciones acerca de la exactitud del calendario maya: que éste se mantiene en perfecta sincronía sin tener “días” bisiestos, que es más preciso que el calendario moderno, que mantiene un tiempo perfecto durante miles de años. Es una tontería. Las afirmaciones de exactitud y precisión son engañosas debido a que están comparando manzanas con naranjas. El calendario gregoriano es fundamentalmente un calendario solar. El Haab fue fundamentalmente un calendario solar. Los calendarios Tzolkin, ‘Calendario Circular’ y el de ‘Cuenta Larga’ no son calendarios solares. Compararemos el calendario gregoriano moderno con el Haab y veremos cuán preciso fue.

    No ha existido un calendario solar que haya podido deshacerse de alguna forma de los días bisiestos, por estas simples razones:

    1-No tiene un número entero de días en un año (365,2524 días por año).
    2-No tiene un número entero de ciclos lunares en un año (12,3683 ciclos lunares por año).
    3-No tiene un número entero de días en un ciclo lunar (29,53059 días por ciclo lunar).

    Sería bueno que las cosas fueran diferentes, y que hubiese un número par de días por fase lunar, y un número par de fases lunares por año, pero simplemente no es así.

    Ningún año astronómico tiene un número entero de días o meses lunares, por lo que cualquier calendario que siga un año astronómico debe tener un sistema de intercalado de días tal como el de años bisiestos.

    Y

    El número medio de días solares en el equinoccio vernal oscila entre 365,2424 y 365,2423 durante varios milenios y probablemente permanecerá cercano a 365,2424 por algunos más.

    Este último número es la razón por la cual los calendarios solares no pueden prescindir de los días bisiestos, a menos que el calendario ignore las estaciones. Entonces, dado que nuestro año es alrededor (pero no menos) de ¼ de día más extenso que 365, el calendario gregoriano tiene un año bisiesto, un año con un día adicional, cada cuatro años (las reglas completas son un poco más complejas que esto). Debido a otras influencias, puedes escuchar de vez en cuando que un ‘segundo bisiesto’ está siendo añadido o sustraído a los relojes atómicos. Este constante jugueteo con el calendario es necesario para conservar la exactitud y no indica que es impreciso.

    Además, como ya expusimos, el calendario civil maya (el Haab), usó un mes intercalado llamado uyaeb: los “días sin nombres”. ¿Qué? ¿Qué fue eso? ¿Un mes intercalado? También hay evidencia de que los mayas sabían que el Haab no estaba ‘sincronizado’ con el año solar, pero no hay evidencia de que hicieran algo al respecto.

    POR LO TANTO, PODEMOS DECIR QUE EL CALENDARIO SOLAR MAYA FUE MENOS PRECISO QUE EL CALENDARIO GREGORIANO MODERNO, PARA CUALQUIER DEFINICIÓN DE ‘PRECISO’. Y TAMBIÉN MENOS PRECISO QUE EL CALENDARIO GREGORIANO JULIANO.

    • Don Pepe, no entiendo, es el calendario maya (mesoamericano) inexacto debido a que no se acomoda a la liturgia Cristiana?, porque tenia entendido que su exactitud se comparaba con las determinacion actuales obviamente en bases astronomicas, debido a que la medida de tiempo hoy por hoy es mediante un reloj atomico.

  2. Es cierto que ningún calendario es al 100% “preciso” o más bien exacto; por la sencilla razón que en los tiempos en que fueron desarrollados no existía los instrumentos que hoy gozamos para medir el tiempo. pero que hace que seán de notable admiración que con los conocimientos y herramientas tan rudimentarias hayan llegado a tal perfeccionamiento.
    Ahora sabemos que el año se mide en 365 días, 5 horas, 48 minutos y 45,16 segundos; pero cómo llegar a tan increible presición con solamente observar a los astros, a los ciclos biológicos, a la llegada de cometas, etc?? Y no solamente los mayas observaban sus cielos y sus ciclos… los de stonehenge en Inglaterra, los incas con nazca y machu-pichu, en Alemania el Círculo de Goseck, En la ciudad de Tusja en Egipto ademas de los Babilonios y Chinos.
    El mérito de los mayas es el de haber adaptado y hecho propios los calendarios de culturas como la azteca y la olmeca al crear el suyo propio, y en el cual coexisten varios calendarios: el sagrado, el lunar, el solar, el de 52 años, el venusino entre otros. pero el gran salto y grandeza es de hacer que cada 5.125,36 años terrestres/solares coincida exactamente con el solticio de la tierra. el inicio de la cuenta del calendario maya dió inicio el 13 de agosto del 3114 a. C. y concluyó el 21-22 de diciembre del 2012 de la era cristiana.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s