Jessica Ferri, Work + Money

Julie Keith desempacaba algunas de las  decoraciones del año pasado de Halloween , cuando encontró una carta inquietante metida en el empaque.

Carta encontrada en decoraciones de Halloween adquiridas en Kmart (Facebook)

Escondida entre dos novedosas lápidas que había comprado en la tienda Kmart, encontró lo que parecía ser una carta de un obrero chino, que había hecho la decoración, pidiendo ayuda.

La carta dice: “Señor, si por casualidad compra este producto, por favor amablemente vuelva a enviarla a la Organización Mundial de Derechos Humanos. Miles de personas aquí están bajo la persecución del gobierno del Partido Comunista Chino, le agradeceremos y lo recordaremos siempre”.

Julie Keith dijo a Yahoo! Shine: “Estoy tan frustrada que esta carta haya estado almacenada durante más de un año, que esta persona escribió esta petición de ayuda y nada haya pasado, estoy conmocionada pues esta persona  probablemente arriesgó su vida por poner la carta en el empaque.”

La carta describe las condiciones de la fábrica: “Las personas trabajan aquí 15 horas diarias, sin descanso ni sábados, domingos ni días festivos. De lo contrario sufren torturas, palizas o groserías. Casi no hay pago (10 yuanes al mes)”, alrededor de US $1.61 mensual.

Keith, una mamá que trabaja en Goodwill en Portland, Oregón, investigó la carta. “Busqué el campo de trabajo en internet, aparecieron imágenes horripilantes, testimonios de personas que vivieron en este campo. ¡Simplemente horrible!”

Horrorizada, Keith la subió a Facebook. Publicó una imagen de la carta, pidiendo consejo a sus amigos. Uno respondió con un contacto de Amnistía Internacional. Keith intentó alertar sobre la carta, pero la organización nunca respondió.

Al no recibir respuesta de varias organizaciones de derechos humanos, Keith llevó su historia a The Oregonian. “La reportera, Rachel Stark, fue a Human Rights watch, pero no tuve suerte.”

No es la primera vez que una carta como esta ha aparecido. Esta misma semana, otra petición, escrita en chino, se encontró en un asiento de un baño público y se publicó en Reddit. Comentarios en la página web han puesto en duda la autenticidad de las cartas.

Aunque la carta indica la dirección del campo, funcionarios de Human Rights Watch (HRW) no pudieron verificar la autenticidad de la carta. Sin embargo, Sophie Richardson, directora para China de HRW, dijo a The Oregonian que la descripción es consistente con su investigación. “Creo que es justo decir que las condiciones descritas en la carta ciertamente se ajustan a lo que sabemos de las condiciones de reeducación en los campos de trabajo.”

La preocupación por las condiciones que los trabajadores tienen que soportar en China y en otros países, por primera vez sale a la luz pública en la década de los 80, con la explotación exagerada en los talleres de fabricación de tenis Nike. Desde entonces, según un artículo publicado por The New York Times, Nike “ha convocado a sesiones públicas de trabajo, a líderes de derechos humanos, ambientales y de negocios a discutir cómo mejorar las fábricas en el extranjero”.

Las compañías tecnológicas como Apple y Hewlett Packard, tratan de responsabilizarse por sus prácticas laborales. Después de recibir una buena cantidad de críticas, Apple ha hecho declaraciones públicas de que tienen conocimiento de las duras condiciones en China y están tomando medidas para mejorarlas.

En cuanto a Julie Keith, tenía una idea general de las condiciones de los campos de trabajo chinos, pero esta carta fue una revelación tan dramática de la cruda realidad del asunto. “Yo estaba al tanto de los campos de trabajo, sabía que tenían fábricas, pero no tenía idea de la gravedad de la situación. No me di cuenta de lo grave que es para la gente.”

Encontrar esta carta hizo a Keith más consciente del origen de muchos productos vendidos en los Estados Unidos. “Mientras hacía mis compras de Navidad de este año, leía cada etiqueta. Es prácticamente imposible evitar comprar cosas hechas en China, más del 90% de los productos se fabrican ahí. Pero si veía “Made in China”, este año me pregunté: ¿realmente necesito esto?”

Artículo original en inglés:

http://shine.yahoo.com/work-money/letter-chinese-laborer-pleading-help-found-halloween-decorations-202400773.html

Nota de la editora-traductora: Manfred Nowak, ex relator especial de la ONU para la tortura, en su informe de la primera visita de Naciones Unidas a China en marzo de 2006, reporta que las dos terceras partes de las víctimas de tortura en los campos de trabajo llamados de “reeducación” son practicantes de Falun Gong.