Un meteorito marciano de 2 mil 100 millones de años, recientemente descubierto al norte de África, se diferencia de todos los encontrados previamente por su riqueza en agua y su similitud con las rocas analizadas por las sondas de la NASA en Marte, de acuerdo a un estudio publicado este jueves.

Foto de la Nasa muestra meteorito marciano “Black Beauty”, recientemente descubierto al norte de África (NASA)

“La roca basáltica, lava enfriada, contenida en el meteorito es similar en composición a la corteza marciana”, dijo Carl Agee, de la Universidad de Nuevo México, uno de los autores de esta investigación publicada en la revista Science del 4 de enero.

La abundancia de moléculas de agua que contiene (cerca de 600 partes por millón), cerca de diez veces más que otros meteoritos marcianos conocidos, sugiere que se encontraba en la superficie de Marte hace 2,100 millones de años según este científico.

El meteorito, llamado MWA (Noroeste de África) 7034 y apodado “Belleza Negra” (Black Beauty), que pesa 320 gramos, “cuenta cómo eran los volcanes de Marte hace 2 mil millones de años”, dice el Sr. Agee.

“También nos da una idea de la vieja superficie y las condiciones ambientales en Marte como nunca lo hizo otro meteorito”, dice el comunicado de la Agencia Espacial de EE.UU. (NASA).

Contiene en particular una mezcla de isótopos de oxígeno “diferente” a la de otros meteoritos marcianos y “podría venir de la interacción con la atmosfera de Marte”, explica la NASA.

El agua podría proceder de una fuente volcánica o de un acuífero cercano a la superficie, lo que sugiere la existencia de agua en la superficie marciana al comienzo de su primer período geológico, era Amazónica, que comenzó hace 3 mil millones de años.

“Nuestros análisis de carbono muestran también que el meteorito pasó por una segunda transformación en la superficie de Marte, lo que explica la presencia de macromoléculas de carbono orgánico”, señala Andrew Steele, del Instituto Carnegie, otro autor del estudio.

Para este científico: “geoquímicamente es el meteorito marciano más rico que se haya encontrado y los análisis que siguen revelarán más sorpresas”.

“El contenido de este meteorito podría poner en peligro muchos de los conceptos conocidos de la geología marciana” y puede ser “una referencia importante para el robot Curiosity” actualmente en misión en Marte, dice John Grunsfeld de la dirección de ciencias de la NASA.

Se han encontrado hasta la fecha, en total, un centenar de meteoritos de origen marciano.

No fue sino hasta los años 80, que la ciencia pudo determinar su origen a partir del estudio de los gases atmosféricos atrapados dentro de las rocas.

Curiosity, la sonda más sofisticada jamás enviada a otro planeta, se encuentra desde principios de agosto en el cráter Gale, en el ecuador marciano para determinar si el planeta rojo era favorable para la vida microbiana en el pasado.

Los meteoritos de origen marciano y lunar son raros. La mayoría proviene de la región del cinturón de asteroides, región del sistema solar entre Marte y Júpiter. En 2012, la Sociedad de Meteoritos había registrado más de 42,000, una cifra que se incrementa en alrededor de 1,500 cada año.