Este lunes, se declaró alerta de contaminación en 17 provincias chinas, debido a la densa niebla que envuelve el norte y el este del país.

Pekín cubierto por una espesa capa de contaminación

Se advirtió a los habitantes permanecer al interior de sus casas, ya que la concentración de partículas nocivas en el aire llegó a un máximo de 45 veces los niveles de seguridad recomendados por la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Mientras que la OMS asegura que las partículas más dañinas, PM2.5, deben mantenerse en 20 microgramos por metro cúbico, en Pekín se registraron niveles de entre 600 y 900 este domingo. Pekín es la única ciudad que tomó medidas al respecto. Las otras provincias chinas no.

La espesa capa de niebla descendió desde el viernes y fue atrapada por un área de baja presión.

Las condiciones de tráfico son peligrosas en la niebla. Los vehículos son también parte del problema para el primer mercado mundial del automóvil.

China es el mayor emisor mundial de gases de efecto invernadero, obtiene más del 70% de su energía de la combustión del carbón. Las autoridades prometen continuamente que van a poner solución.

En Pekín, el plan de emergencia consistió en reducciones al uso de vehículos oficiales, y a la producción de más de 50 industrias de alta emisión de contaminantes.

La contaminación es uno de los mayores desafíos que enfrenta China, cobró en 2012, 8,500 muertes prematuras en Pekín, Shanghái, Cantón y Xián.

El riesgo es por eso real para los chinos. Los médicos temen paros cardíacos, derrame cerebral, cáncer, y defectos congénitos en los fetos.