El análisis del ADN extraído del hueso de una pierna que data de hace 40,000 años, encontrada en la cueva de Tianyuan cerca de Pekín, revela que hay un vinculo entre los hombres que vivían en esa época y muchos asiáticos modernos y amerindios, según un estudio publicado en los Estados Unidos.

Hombre de Denisovan (dominio público)

El perfil genético de uno de los primeros antepasados de la gente de hoy, también indica que divergía genéticamente de los antepasados de los europeos modernos.

Esta investigación, realizada por antropólogos del Instituto Max Planck de Leipzig en Alemania y la Academia de Ciencias de China, muestra que las proporciones de ADN perteneciente a los hombres de Neandertal y Denisovan, encontradas en este ancestro del hombre moderno, no eran más elevadas que en sus descendientes vivos de hoy.

Neandertales y Denisoviens son primos extintos de los humanos modernos.

Se usó el hueso de la pierna encontrada en la cueva de Tianyuan en 2003 para el análisis genético y de carbono-14, precisan los autores del descubrimiento.

Los hombres con una morfología similar a la de hoy aparecieron en los fósiles a través de Eurasia, entre 40,000 a 50,000 años, añaden.

Vínculos genéticos entre los primeros humanos modernos y la gente actual, no se habían establecido previamente, recalcan estos antropólogos.

“Análisis más detallados de los humanos modernos en Eurasia, nos permitirán afinar nuestra comprensión de cuándo y cómo se propagaron a través de Europa y Asia”, dice Svante Pääbo, del Instituto Max Planck y principal autor del estudio.

Estos trabajos aparecen en la última edición de los Anales de la Academia Americana de Ciencias (PNAS, por sus siglas en inglés), con fecha del 21 al 25 de enero.