Martin Banks, theparliament.com

Uno de los diputados más veteranos del Parlamento Europeo dice que deben llevar a China ante la Corte Penal Internacional (CPI) por “genocidio”.

Edward McMillan-Scott, vicepresidente del Parlamento Europeo (publicserviceeurope.com)

Al hablar en el parlamento el martes pasado, Edward McMillan-Scott dijo que Pekín es culpable de “genocidio contemporáneo”, por sus presuntos trasplantes de órganos, extraídos a personas aún con vida.

El miembro de la ALDE (Alianza de Liberales y Demócratas por Europa) y también vicepresidente del parlamento, se refiere a la práctica china de asesinar presos “por encargo” para obtener órganos; riñones, córneas y pulmones.

Afirma que China “podría tener un caso que responder” ante la CPI de La Haya, el diputado dijo: “Es espantoso.”

Dijo: “La idea es demasiado espantosa para entenderla. Pero el problema al que nos enfrentamos es que hay un vacío de credibilidad entre lo que realmente sucede y la obtención de pruebas.”

El diputado, quien es el vicepresidente responsable de derechos humanos y la democracia en el Parlamento Europeo, organizó un seminario sobre la “persecución religiosa por parte de China”, donde se describirían presuntas violaciones de derechos humanos en contra de las minorías religiosas en el país.

El debate se centró en las “decenas de miles de víctimas” de la extracción de órganos en China.

El diputado dijo que los responsables son funcionarios del Partido Comunista Chino, así como cirujanos, autoridades penitenciarias y oficiales del ejército.

Ethan Gutmann, periodista investigador estadounidense, explicó el proceso, dijo: “Si un paciente necesita un órgano, el detenido adecuado probablemente condenado a muerte, si es compatible con el receptor, lo asesinan y extraen su órgano para usarlo en una cirugía de trasplante.

“Un sitio web chino se jactaba de que podía proporcionar órganos compatibles con la persona receptora en un tiempo de una a cuatro semanas.”

Dijo que un riñón podría venderse por más de 46,000 euros en Occidente, donde había un “mercado seguro” para los órganos.

Gutmann, ex empresario establecido en Pekín, dijo que la extirpación de órganos se lleva a cabo a “gran escala” en China, pero agregó que el régimen comunista gobernante ha tratado de “enterrar” la controversia sobre el tema.

“Básicamente, se trata de un crimen de lesa humanidad, pero el régimen trata de ocultarlo”, dijo.

Y agregó: “Proporciono un promedio o una mejor estimación de 65,000 (órganos extirpados a practicantes de Falun Gong). Recuerde que usando el método Kilgour/Matas se obtiene un resultado de poco más de 62,000 órganos. Yo no daría mucha importancia si son peras o manzanas, pero es justo decir que estamos hablando de más de 50,000 muertes.”

Sus preocupaciones fueron compartidas por otro orador, el diputado de Estonia Tunne Kelam, que espera que el nuevo liderazgo político chino en el poder, elegido en el otoño pasado, derogue la práctica.

Dijo: “El nuevo liderazgo ofrece una oportunidad. También creo que nosotros en Europa tenemos más fuerza política hacia China de lo que algunos quieren hacer creer.”

Y añadió: “Sólo espero que acontecimientos como éste y la postura que hemos tomado en Europa hagan la diferencia.”

Artículo original en inglés: http://www.theparliament.com/latest-news/article/newsarticle/china-accused-of-systematic-killing-for-human-organs/#.URA7Sh2Tzu2