Este domingo, creció la movilización para salvar vestigios del muro de Berlín, hasta 6,000 personas manifestándose para tratar de proteger este símbolo de la Guerra Fría, que se ha convertido en una importante atracción turística, ahora amenazada por nuevos proyectos de urbanismo.

La policía enfrenta a manifestantes que llevan una pancarta que dice ¿la cultura aún significa algo? Durante la remoción de una sección del East Side Gallery. (AFP/ Odd Andersen)

La policía enfrenta a manifestantes que llevan una pancarta que dice ¿la cultura aún significa algo? Durante la remoción de una sección del East Side Gallery. (AFP/ Odd Andersen)

Los manifestantes se reunieron frente a la East Side Gallery, para protestar contra la desaparición de una parte de este tramo de 1.3 Km de muro decorado con un centenar de frescos pintados por artistas del mundo entero.

El viernes se reunieron unos pocos cientos de personas frente al más grande y uno de los pocos restos del “Muro de protección anti-fascista”, según el nombre oficial en el este alemán, que dividió la ciudad del 13 agosto de 1961 al 9 de noviembre de 1989.

Una de las pancartas que llevaban los manifestantes decía “¡Indignación!”, otra “¡El dinero hace caer al muro!”. Casi 24 años después de las manifestaciones pacíficas en la RDA, que condujeron a la caída del muro, han cambiado una de las consignas del otoño de 1989: “¡El muro debe caer!, por “¡El muro debe permanecer!”

Entre la multitud, algunos explicaron la importancia de esta galería al aire libre como un recordatorio para las generaciones futuras de la división de Alemania y Europa, después de la Segunda Guerra Mundial.

Una petición por internet reunió más de 55,000 firmas, mientras que periódicos locales mostraron fotos de la apertura del muro en 1989.

La asociación de víctimas de la dictadura de la RDA por su parte, dijo que “varias personas” habían muerto intentando cruzar hacia el oeste en este lugar, y pidió a la municipalidad de Berlín revisar sus proyectos urbanos.

La destrucción parcial de la East Side Gallery tiene como objetivo proporcionar un acceso directo a un edificio de lujo de 63 m de alto, que pronto iniciará su construcción a orillas del río Spree, que atraviesa Berlín y marcaba la frontera entre Berlín Occidental y Oriental.

La East Side Gallery, alinea piezas de hormigón de 3.6 m de altura adornadas con frescos y se ha convertido en una de las atracciones turísticas más importantes de la capital alemana, con cerca de 1.5 millones de visitantes al año.

Sin embargo, queda muy poco de los vestigios del muro, sólo 3 de los 155 Km de hormigón que rodeaba Berlín Occidental.

Entre los frescos más famosos de la East Side Gallery: el “Beso Fraternal” entre el líder soviético Léonid Brejnev y el de Alemania Oriental Erich Honecker, o las cabezas multicolores del artista francés Thierry Noir.

Para algunos berlineses, la capital, muy endeudada, vendió sus últimos terrenos a las empresas inmobiliarias deseosas de ganancias, pero el municipio respondió que el terreno donde se construirá el nuevo edificio de lujo fue vendido a principio de los años 90.

Los trabajos de construcción del proyecto inmobiliario deberán continuar el lunes, dijo el promotor, Maik Uwe Hinkel.

Fuente:AFP