Ayer martes, una organización de protección al medio ambiente pidió al gigante de internet Google eliminar la publicidad de productos hechos con partes de elefantes y ballenas, dos especies cuya existencia se ve amenazada por el tráfico.

(Foto: AP)

El mes pasado, la Agencia de Investigación del Medio Ambiente (EIA, por sus siglas en inglés), dijo que había escrito, al presidente general de Google, Larry Page, para pedir que retirara los 1,400 anuncios que promueven los productos derivados de las ballenas y de las 10,000 inserciones consagradas al marfil en su página web de ventas japonesa.

“Google introdujo políticas encomiables que prohíben la promoción de los productos derivados de especies en peligro de extinción, incluyendo las ballenas, los delfines y el marfil de elefante pero desgraciadamente, no las respetan”, dijo el presidente de EIA, Allan Thornton.

“Mientras sacrifican elefantes en África para producir baratijas de marfil, es sorprendente descubrir que Google, a pesar de los enormes recursos de que dispone, no cumple con sus propias políticas.”

Google confirmó el martes que se prohibieron estos anuncios. “Tan pronto como se detecta anuncios que violan nuestras políticas, las eliminamos”, dijo un portavoz del grupo en un correo electrónico.

La situación se produce luego de la reunión de 178 países en Bangkok en la Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas (CITES, por sus siglas en inglés).