Nuevos datos precisos tomados a partir de rocas confirmaron que gigantescas erupciones volcánicas, que se produjeron hace 200 millones de años, causaron la extinción repentina de las especies que vivían en la Tierra, abriendo el camino a la aparición de los dinosaurios.

Erupción de un volcán en Hawái (Wikipedia)

En un estudio publicado el jueves, los investigadores creen que la desaparición masiva, a finales del Triásico, se produjo hace 201, 564, 000 años, exactamente con la erupción de una serie de volcanes, que cambió el clima emitiendo cantidades enormes de dióxido de carbono (CO2) a la atmósfera.

La extinción allanó el camino a la aparición de los dinosaurios que dominaron el planeta durante 135 millones de años, antes de su desaparición hace 65 millones de años, desaparición atribuida a la caída de un enorme asteroide que, a su vez, cambió el clima de la Tierra.

Los cálculos previos daban un margen de tres millones de años entre las erupciones volcánicas y la extinción masiva al final de Triásico. Este nuevo dato lo reajusta en 20,000 años, un tiempo más corto en cuanto a edad geológica.

La capa de sedimentos correspondiente al periodo anterior a las erupciones contenía fósiles del Triásico. Estos, sin embargo, están completamente ausentes de las capas que datan después de este suceso, indican los autores del estudio, publicado en la revista Science del 22 de marzo.

Según los investigadores, este período también podría proporcionar un paralelo histórico con el actual calentamiento rápido del planeta, causado por las emisiones de CO2, que podría traer consecuencias fatales para las especies más vulnerables que no puedan adaptarse rápidamente.

“De alguna manera, la extinción del Triásico tardío tiene similitudes con lo que vivimos hoy”, dijo Terrence Blackburn, del Instituto Carnegie, uno de los autores del estudio.

“El análisis geológico de este periodo podría proporcionar información sobre el impacto de la duplicación, en un corto período de tiempo, del CO2 atmosférico en la temperatura global y la acidificación de los océanos, así como las consecuencias en el ecosistema”, añadió.

Las erupciones volcánicas ocurridas en un periodo de 600,000 años, provocaron la salida de 10.4 millones de kilómetros cúbicos de lava.

Los investigadores analizaron muestras de basalto (una roca volcánica), que se encontraban en Nueva Escocia (Canadá), Marruecos y en los suburbios de Nueva York.

En esa época, en la que se produjeron grandes erupciones, sólo había un gran continente en la Tierra.