La micro flora intestinal puede jugar un papel importante en la pérdida de peso, según una investigación efectuada en ratones, lo que podría allanar el camino a nuevos tratamientos contra la obesidad.

Obesidad típica (Wikipedia)

Los investigadores de la Universidad de Harvard (Massachusetts) encontraron cambios importantes en la flora intestinal de los ratones que sometieron a una cirugía de bypass gástrico con el fin de reducir el tamaño del estomago, un procedimiento cada vez más utilizado en el tratamiento de la obesidad.

Se transfirieron estos microbios intestinales “alterados” al intestino de otros ratones y se observó una pérdida rápida de peso en estos animales.

“Al colonizar el intestino de los ratones con flora intestinal alterada por un bypass gástrico de otros ratones, estos animales perdieron hasta el 20% de su peso, exactamente como si se hubieran sometido a esta cirugía también”, dijo Peter Turnbaugh, de la Universidad de Harvard, uno de los principales autores de la investigación.

“Nuestro estudio sugiere que los efectos específicos del bypass gástrico en la flora intestinal contribuyen a causar la pérdida de peso”, señala el Dr. Lee Kaplan, director del Instituto de la Obesidad, el Metabolismo y la Nutrición del Hospital General de Massachusetts en Boston, autor también del estudio.

“Si pudiéramos encontrar una manera de manipular la flora microbiana intestinal para crear el mismo efecto, abriría el camino a una nueva arma contra la obesidad”, dijo.

“Incluso si lográramos reproducir parcialmente estos efectos en el metabolismo sin cirugía, nos daría una terapia totalmente nueva para el tratamiento de la obesidad, un grave problema de salud, que pueda ayudar a los pacientes que no puedan o no desean someterse a un bypass gástrico”, añadió el Dr. Kaplan, profesor asistente de medicina.

Para muchos, pasarán muchos años antes de que los resultados de esta estudio se puedan reproducir en humanos, advierte el Dr. Turnbaugh.

Esta técnica podría algún día dar esperanza a los muy obesos, evitando el riesgo y el trauma de la cirugía del bypass gástrico, dijo.

El estudio se publicó en la revista Science Translational Medicine.