La cepa H7N9 de la gripe aviar ha provocado una veintena de muertes al este de China, donde se registra la mayor parte de los infectados, según la agencia China Nueva citando los últimos datos proporcionados por la Comisión Nacional de la Salud y la Familia.

Centro de Control y Prevención de Enfermedades de Pekín. (AFP)

En total, se han infectado 102 personas por el virus H7N9, agregó la agencia oficial.

Treinta tres de los casos, once mortales, se registraron en Shanghái, la gran ciudad al este de China.

El Centro Chino de Control y Prevención de Enfermedades indicó que el 40% de los pacientes infectados por el H7N9 no tuvieron contacto con las aves de corral, lo que plantea interrogantes sobre cómo se propaga el virus. Además del hecho de que el virus ha llegado a varios miembros de la misma familia, dando lugar al temor de la posibilidad de infección entre seres humanos.

Un equipo de 15 especialistas internacionales, auspiciado por la Organización Mundial de la Salud (OMS), está actualmente trabajando en China para tratar de reunir información sobre la cepa H7N9.

El viernes, la OMS anunció en Pekín que estudia el caso de “varias infecciones en la misma familia”, para tranquilizar a la población del riesgo de la transmisión humana del virus.

A pesar de los esfuerzos de las autoridades, el H7N9 se propagó a por lo menos cuatro provincias y dos grandes ciudades, Pekín y Shanghái, del país más poblado del mundo. Se anuncian nuevos casos cada día.

Antes de los casos recientemente registrados en China, la cepa H7N9 de la gripe aviar no se había transmitido al hombre. En cuanto a la cepa H5N1, la más común, los científicos temían que una mutación viral permitiera la transmisión entre humanos, lo que podría desencadenar una pandemia.

Fuente: AFP