Quentin Tarantino en los Scream Awards en 2007 (Wikipedia)

Django, la película de Quentin Tarantino describe las tribulaciones en el sur de Estados Unidos, de un esclavo liberado y un cazador de recompensas, se reestrenó el domingo en los cines chinos, un mes después de que la quitaran de cartelera sin dar ninguna explicación.

Hoy, domingo, está de nuevo en cartelera con cinco funciones, en la cadena de cines UME de Pekín.

El gran portal de noticias Sina.com citó en su momento “razones técnicas”, sinónimo de recortes exigidos por la censura en las escenas de desnudos.

Las reglas de censura en China son opacas y nunca se justifican. Pero por lo general los cortes se hacen antes de estrenar la película, es muy rara una intervención en las salas de proyección.

“Django Unchained”, un western que trata de las plantaciones esclavistas antes de la Guerra Civil en Estados Unidos, es el primer film de Tarantino que se lanza comercialmente en China.

A menos que una película de una imagen halagadora del pueblo chino, es muy raro que algún film pase sin cortes bajo la férrea censura de la poderosa Administración Estatal China encargada del cine.

La película germano-estadounidense “Cloud Atlas”, ambicioso fresco en el que actúan Susan Sarandon, Tom Hanks, Hale Berry y Hugh Grant, le cortaron 40 minutos recientemente.

“Skyfall”, el último film de James Bond que protagonizó Daniel Craig, también sufrió en China los tijeretazos de la censura.