El trabajo del artista disidente chino Ai Weiwei, “leche en polvo para bebé 2013 “, presentado el 17 de mayo 2013 en Hong Kong. (REUTERS/ Tyrone Siu)

El artista disidente chino Ai Weiwei creó en Hong Kong una obra con 1,800 botes de leche en polvo, para poner en evidencia los problemas recientes en los alimentos en China.

El tema de la leche infantil es especialmente sensible en China, desde el escándalo de la melanina en 2008. La sustancia utilizada en lugar de las proteínas de la leche causó la muerte de al menos seis bebés y enfermedades crónicas en otros 300,000 infantes.

Desde entonces, la demanda de leche importada aumentó en China, incluso causando escasez en Hong Kong, que tuvo que limitar las cajas que a los pasajeros se les permite sacar del país.

La obra de Ai Weiwei titulada “Baby Formula 2013” (leche en polvo para bebé 2013), requirió 1815 botes de siete marcas diferentes, y mide 10 por 8 metros.

En Hong Kong, ciudad que goza de un amplio estatus de autonomía, el artista dijo a la AFP que la obra “aborda varios temas.”

“Una de ellas es la reciente prohibición a los habitantes del continente (China Popular) de comprar leche en polvo (en Hong Kong) y llevarla a sus casas, y queda la pregunta de por qué los chinos del continente van a comprar a Hong Kong leche en polvo.”

Los chinos siempre pueden comprar leche en polvo en Hong Kong pero están racionados desde el primero de marzo a 1.8 Kg por viaje. Los infractores se enfrentan a una multa de HK $500,000 (€ 50,000) y dos años de prisión.

“Sabemos que en el continente, la seguridad alimentaria es un grave problema. Se debe principalmente a la falta de control y a la decadencia moral de la industria”, acusa Ai.