Escena de la película mexicana La Jaula de Oro, aplaudida por la crítica en el Festival de Cannes, compite por la Cámara de Oro, segundo premio en orden de importancia del festival. (Foto: eluniversal.com.mx)

La inmigración ilegal y sus dramas, sobre todo durante crisis económica, inspiró varias obras presentadas en el Festival de Cine de Cannes. La película iraní “La escala”, la mexicana “La Jaula de Oro”, la argelina “Nacido en algún lugar”, son algunas de ellas.

Primer largometraje del iraní Kaveh Bakhtiari, nacido en Teherán, llegó a Suiza a la edad de 9 años. “La llamada”, que se mostró en la Quincena de los Realizadores, es un documental sobre los inmigrantes clandestinos iraníes que transitan por Grecia.

La mayor parte de la película transcurre en un departamento de Atenas, lugar de tránsito para los migrantes. A menudo estafados por un contrabandista que los abandona en Grecia, este país es una escala a la espera de papeles o algún contrabandista que los lleve a otros países occidentales.

Con el agravamiento de la crisis griega y la subida al poder de la extrema derecha en el país, “la situación es catastrófica” dijo el director. Los migrantes, fustigados por le extrema derecha se han convertido en chivos expiatorios de los males de Grecia. Ahora, los matones de Amanecer Dorado, un partido abiertamente xenófobo, los persigue, golpea y asesina.

“La Jaula de Oro”, dirigida por Diego Quemada-Diez y presentada en la sección “Una cierta mirada”, aborda el tema de la inmigración en México, a través de la epopeya de varios adolescentes que tratan de pasar ilegalmente a los Estados Unidos.

El realizador español que vive en México, ex asistente del británico Ken Loach en “Land and Freedom”, muestra la cruda realidad de la inmigración llena de peligros, entre asaltos, detenciones policiacas y bandas de secuestradores.

El director recibió muchos testimonios de los migrantes, dijo que quería “darles la palabra” después de sentir profundamente su drama, sentir que eran héroes que sacrificaban su vida por su familia”, con “la esperanza de salir de la pobreza extrema.”

“Sentí indignación por la injusticia global, frente a gobiernos impasibles”, dijo a la AFP.

En una realidad cercana, pero en otro país, “Nacido en alguna parte”, primer largometraje de Mohamed Hamidi, aborda el tema de los orígenes y la identidad, también evoca la inmigración clandestina de argelinos en Francia.

“Traté de explicar por qué hombres y mujeres se arriesgan por abandonar su país y familias”, explica Mohamed Hamidi

“¡No se trata de sacar provecho de la seguridad social y vacaciones pagadas! Es para dar un mejor futro a sus hijos”, dice.

Fuente: AFP