Foto: AP

Los delfines salvajes tienen una manera única de silbar para ser reconocidos por su familia y responder cuando sus congéneres les llaman por su nombre, de acuerdo a un estudio publicado el lunes en los Estados Unidos.

La investigación se centró en 200 delfines nariz de botella de la costa este de Escocia, muestra que estos animales son los únicos mamíferos junto con los seres humanos que se hacen llamar por nombres.

“Es la primera evidencia real de la existencia de nombres en el reino animal”, dice Stephanie King, de la Unidad de Investigación de Mamíferos Marinos de la Universidad de St. Andrews en Escocia. Ella es la autora principal de este trabajo, que apareció en las Actas de la Academia Nacional de Ciencias, una revista estadounidense.

Los científicos ya habían determinado que los delfines concebían su propio silbido como su firma personal, o un nombre, en los primeros meses de vida.

Cerca de la mitad de los silbidos usados por un delfín salvaje sirven para decir su nombre o anunciar su llegada, dice Stephanie King. Pero esta investigadora quiso saber lo que un delfín haría cuando oyera a uno de sus congéneres silbar su nombre.

Con Vincent Janik, coautor del estudio, ella grabó a un grupo de delfines luego retransmitió los sonidos de sus diferentes silbidos personales, uno tras otro, modificando ligeramente la grabación para hacer como si los delfines escucharan su nombre pronunciado por otro de sus congéneres.

“Los animales no reaccionaron más que al oír la grabación de su silbido”, dijo la investigadora. “Cada delfín respondió muy rápidamente y, a veces varias veces, y no reaccionó así con otros silbidos retransmitidos.

Los resultados son sorprendentes. Se sabe que otros animales las aves canoras, los murciélagos y loros son capaces de copiar los sonidos de su entorno y desarrollar una especie de repertorio de nombres.

Pero sólo los loros y los delfines usan nombres que han aprendido para llamar a otras criaturas u objetos.