Foto: AP

Un “extraordinario” friso maya que data de unos 1,400 años, y representan divinidades y personajes que portan ornamentos de plumas y de jade, fue descubierto en un centro arqueológico de Guatemala, anunció el miércoles el arqueólogo Francisco Estrada-Belli.

“Es un descubrimiento extraordinario que sólo ocurre una vez en la vida de un arqueólogo”, se congratuló el experto guatemalteco en una conferencia de prensa. Este friso mayo es “el más espectacular que se haya visto hasta ahora”, dijo.

El descubrimiento tuvo lugar en julio en una pirámide del centro precolombino de Holmul, en el departamento de Petén, a unos 600 Km al norte de la capital guatemalteca, cerca de la frontera con México.

“El friso de estuco se extiende por ocho metros de largo y dos de altura en la parte superior del edificio rectangular”, dijo.

“presenta los retratos de dioses y gobernantes divinizados y le da sus nombres”, revelando información sobre una fase muy importante de la historia, entre 250 y 900 de nuestra era, declaró el arqueólogo.

La composición incluye “tres personajes principales vestidos con ricos atavíos de plumas de quetzal y jade, sentados en la cima de las colinas personificados en forma de monstruos”, dijo describiendo el friso de “gran obra de arte”.